Radharani lo llama Syamananda

posted in: Español, Kadacha ESP 0

Una vez por la noche, mientras estaba sentado en su bhajan kutir, Duhkhi Krishna Dasa estaba profundamente absorto en recordar los pasatiempos más dulces de Sri Sri Radha Krishna durante los ocho períodos del día[1].

De repente, se vio envuelto en un pasatiempo muy encantador. Vio que el disfrutador de rasa, Syamasundara[2], estaba absorto bailando y cantando con las doncellas de ojos como hojas de loto de Vraja. Algunas Sakhis[3] bailaban, mientras que otras cantaban con una voz melodiosa. En ese momento, ante la pista dada por las miradas de las Sakhis, Srimati Radharani también comenzó una danza muy atractiva y seductora para darle aún más alegría a Sri Syamasundara. Al ver esa danza única, capaz de causar celos incluso en las mentes de los Gandharvas, Syamasundara y las Sakhis se sumergieron en un océano de alegría. Durante ese baile de ritmo rápido, una tobillera dorada llamada manjughosa, que estaba tachonada con zafiros, de repente se resbaló del pie izquierdo de Radharani y cayó sobre la pista de baile. Sin embargo, nadie notó que Radharani lo había perdido.

Después de disfrutar del baile, Kisori y Kisora[4] se divirtieron en una cama con incrustaciones de diamantes hasta que se durmieron. Al mirar por la ventana y ver a la dulce pareja unida, las Sakhis se sumergieron en un océano de felicidad.

Temprano en la mañana, cuando una mona llamada Kakkhati pronunció unas palabras aterradoras, Radha y Krishna se despertaron y se fueron a sus respectivos hogares a toda prisa seguidos por las Sakhi, aunque no querían irse.

En ese momento, con una determinada disposición a lograr un esfuerzo sobrehumano, Duhkhi Krishna Dasa también se puso de pie y fue a limpiar las arboledas como de costumbre, llevando una escoba y un raspador, mientras cantaba un bhajan matutino.

Al llegar al lugar de la danza Rasa, Duhkhi Krishna Dasa experimentó directamente que, en comparación con los otros días, había más señales de pasatiempos amorosos. Las enredaderas de jazmín y los aromas agradables yacían esparcidos aquí y allá, pero a pesar de eso, todos los árboles y enredaderas estaban llenos de flores frescas y fragantes. Dentro de las arboledas, las huellas divinas de Sri Sri Radha Krishna y las Sakhis se podían ver aquí y allá. Loros, cucos y abejas negras cantaban canciones matutinas en alabanza a Radha Krishna con más entusiasmo que de costumbre.

Sobrecargado de amor divino, Duhkhi Krishna Dasa comenzó a rodar por ese suelo sagrado. Cuando comenzó a limpiar la arena de la danza Rasa dentro de las arboledas mientras cantaba una canción matutina sobre Radha Krishna, de repente vio un objeto brillante debajo de un árbol de granada y con gran curiosidad corrió hacia él. Por la influencia del Yoga Maya, había olvidado los pasatiempos de la noche anterior. Al llegar al lugar bajo el árbol de la granada, quedó asombrado al ver una divina pulsera de oro tachonada de zafiros, que iluminaba las arboledas con su resplandor. Con gran sorpresa, miró en todas direcciones con ojos inquisitivos y de repente escuchó una voz del cielo:

“Guarde esta tobillera con mucho cuidado”.

[1] Esto se llama “asta-kaliya-lila-smarana”, que significa meditar en los pasatiempos específicos realizados por Radha Krishna durante ocho momentos diferentes del día. Muchos grandes Acaryas han escrito extensamente sobre este tema.

[2] Krishna.

[3] Amigas.

[4] Nombres para Radha y Krishna.

 

Esta es una sección del libro “Syamananda, la felicidad de Radharani”, en Espanol.

Para comprar el libro completo, haga clic arriba

 

 

Post view 329 times

Share/Cuota/Condividi:
Subscribe
Notify of
0 Adds or Replies
Inline Feedbacks
View all comments