PANIHATI, EL FESTIVAL DEL ARROZ

En el pueblo de Panihati, Raghunatha dasa obtuvo una entrevista con Nityananda Prabhu quien estaba acompañado por muchos ejecutores de kirtana, sirvientes y otros. Sentado en una roca bajo un árbol a orillas del Ganges, el Señor Nityananda parecía tan refulgente como cientos y miles de soles nacientes. Muchos devotos estaban sentados en el suelo rodeándolo. Viendo la influencia de Nityananda Prabhu, Raghunatha dasa estaba asombrado. Raghunatha dasa ofreció sus reverencias al caer postrado en un lugar distante, y el sirviente de Nityananda Prabhu señaló, “Allí está Raghunatha dasa, ofreciéndote reverencias.”Panihati Chidadahi Festival - MIT Events

Al oír esto, el Señor Nityananda Prabhu dijo a Raghunatha das: “Tú eres un ladrón. Ahora has venido a verme. Ven aquí, ven aquí. Hoy te castigaré”, el Señor lo llamó, pero Raghunatha dasa no se acercó al Señor. Entonces el Señor lo trajo por la fuerza y colocó Sus pies de loto sobre su cabeza. El Señor Nityananda era muy misericordioso y divertido por naturaleza. Mostrando Su misericordia, dijo lo siguiente a Raghunatha dasa.”Tú eres como un ladrón, pues, en lugar de acercarte, te mantienes alejado. Ahora que te he atrapado, te castigaré. Organiza un festival y alimenta a todos Mis asociados con yogurt y arroz aplastado.” Al oír esto, Raghunatha dasa estuvo grandemente complacido.

Sin perder un instante, Raghunatha dasa envió a sus propios sirvientes a la aldea para que comprasen toda clase de comestibles y los trajesen. Raghunatha dasa compró arroz aplastado, yogurt, leche, azúcar, plátanos y otros comestibles y los colocó todos alrededor. Tan pronto como ellos oyeron que un festival iba a llevarse a cabo, toda clase de brahmanas y otros caballeros empezaron a llegar. Así que había innumerables personas. Viendo a la multitud incrementarse, Raghunatha dasa se dispuso conseguir más comestibles de otros pueblos. También trajo de dos a cuatro cientos de potes grandes y redondos. También obtuvo cinco o siete potes de tierra especialmente grandes, y en estos potes un brahmana empezó a remojar arroz apastado para la satisfacción del Señor Nityananda.

En un lugar, arroz aplastado fue empapado en leche caliente en cada uno de los potes grandes. Entonces la mitad del arroz se mezcló con yogurt, azúcar y plátanos. La otra mitad se mezcló con leche condensada y un tipo especial de plátano conocido como canpa-kala. Luego se añadieron azúcar, mantequilla clarificada y alcanfor.

Después que Nityananda Prabhu se había cambiado Su ropa por una nueva y se sentó sobre una plataforma elevada, el brahmana trajo ante Él los siete enormes potes.

En esa plataforma todos los más importantes asociados de Sri Nityananda Prabhu, así como otros importantes hombres, se sentaron en círculo alrededor del Señor. Oyendo acerca del festival, toda clase de sabios eruditos, brahmanas y sacerdotes fueron allá, el Señor Nityananda Prabhu los honró y los hizo sentarse en la plataforma elevada con Él. A todos se les ofreció dos potes de barro. En uno había arroz aplastado en leche condensada y en el otro arroz aplastado en yogurt. Todas las otras personas se sentaron en grupo alrededor de la plataforma. Nadie podía contar cuántas personas había.

Cuando el arroz aplastado fue servido a todos, el Señor Nityananda Prabhu, en meditación, trajo a Sri Caitanya Mahaprabhu. Cuando Sri Caitanya Mahaprabhu llegó, el Señor Nityananda Prabhu se puso de pie. Ellos entonces vieron cómo los demás estaban disfrutando el arroz aplastado con yogurt y leche condensada. De todos y cada uno de los potes, el Señor Nityananda Prabhu tomó un poquito de arroz aplastado y lo metía a la boca de Sri Caitanya Mahaprabhu como una broma. Sri Caitanya Mahaprabhu, sonriendo también, tomó un poco de comida y lo metió en la boca de Nityananda, riendo mientras Se lo hacía comer. De esta manera el Señor Nityananda estaba caminando a través de todos los grupos de comensales, y todos los Vaishnavas allí Le estaban viendo divertirse.

Nadie podía entender qué estaba haciendo Nityananda Prabhu mientras caminaba por ahí. Algunos, no obstante, que eran muy afortunados, podían ver que el Señor Sri Caitanya Mahaprabhu estaba también presente. Entonces Nityananda Prabhu sonrió y se sentó. El Señor Nityananda ofreció a Sri Caitanya Mahaprabhu un lugar y Le invitó a sentarse. Entonces los dos hermanos juntos empezaron a comer arroz aplastado.

Viendo al Señor Caitanya Mahaprabhu comiendo con Él, el Señor Nityananda Prabhu se puso muy feliz y exhibió variedades de amor extático. El Señor Nityananda Prabhu ordenó: “Todos ustedes coman, cantando el santo nombre de Hari. Inmediatamente los santos nombres “Hari Hari” resonaron, llenando el universo entero.

Sri Caitanya Mahaprabhu y el Señor Nityananda Prabhu son extremadamente misericordiosos y liberales. Por la buena fortuna de Raghunatha dasa, Ellos aceptaron todos estos tratos. El Señor Nityananda Prabhu es tan poderoso que indujo al Señor Sri Caitanya Mahaprabhu a comer arroz aplastado en las orillas del Ganges.

Todos los devotos confidenciales quienes eran pastorcitos de vacas pensaron que las orillas del Ganges eran las orillas del Yamuna.

Cuando los mercaderes de muchos otros pueblos oyeron acerca del festival, ellos llegaron para vender arroz aplastado , yogurt, dulces y plátanos. Mientras ellos llegaban, trayendo toda clase de alimentos, Raghunatha dasa compraba todo. Él les pagó el precio por sus mercancías y más tarde los alimentó con esos mismos alimentos. Cualquiera que venía era también alimentado con arroz aplastado, yogurt y bananas. Después que el Señor Nityananda Prabhu acabó de comer, se lavó Sus manos y boca y le dio a Raghunatha dasa la comida restante de cuatro potes.

Un brahmana trajo una guirnalda de flores la colocó en el cuello de Nityananda Prabhu y untó pulpa de sándalo por todo Su cuerpo. Cuando un sirviente trajo nueces de betel y las ofreció al Señor Nityananda, el Señor sonrió y las masticó. Con Sus propias manos el Señor Nityananda Prabhu distribuyó a todos los devotos lo que quedaba de las guirnaldas, pulpa de sándalo y nueces de betel.

Después de recibir los remanentes de alimentos del Señor Nityananda Prabhu, Raghunatha dasa, quien estaba muy feliz, comió un poco y distribuyó el resto entre sus propios asociados.

(Resumen del pasatiempo que se encuentra en el CC Antya, capítulo 6)

Post view 174 times from March 2020

Share/Cuota/Condividi:
Subscribe Notify
Notify
guest
0 Adds or Replies
Inline Feedbacks
View all Add or Reply