Gauridas Pandita

posted in: Español, Kadacha ESP 0

 

El parama-guru[1] de Syamananda Prabhu fue Gauridasa Pandita, un contemporáneo de Sri Caitanya y Sri Nityananda, y uno de Sus devotos más queridos.

Vivía en un pueblo a orillas del río Ganges conocido como Ambika-Kalna. Sri Caitanya Caritamrita, de Srila Krishnadas Kaviraja, describe a Gauridasa Pandit como “el emblema del servicio devocional más elevado en amor por Dios; quien tuvo la mayor potencia para recibir y entregar tal amor. Convirtiendo al Señor Caitanya y al Señor Nityananda en los Señores de su vida, Gauridasa Pandit sacrificó todo por el servicio del Señor Nityananda”.

Una vez, cuando el Señor Caitanya se estaba preparando para tomar sannyasa[2], visitó a Gauridasa acompañado por Nityananda Prabhu.

Sri Caitanya dijo:

“Gauridasa, voy a tomar sannyasa”.

Al escuchar esto, Gauridasa se sintió abrumado por el dolor.

“Pero se requiere que los sannyasi abandonen su localidad para educar a las personas en la vida espiritual. ¡Eso significa que no podré volver a verte! Vienes a visitarme de vez en cuando. ¡Ahora ya no vendrás!”

Lloró lágrimas amargas. Él dijo:

“Entonces, por favor, quédate más tiempo en mi casa para que pueda hacer algún servicio”.

Sri Caitanya y Sri Nityananda respondieron:

“No es posible quedarse aquí por más tiempo. Pero te daré algo.”

Luego, Mahaprabhu talló en madera de nim dos formas de deidades reales que eran exactamente como ellos[3].

Estas fueron las primeras deidades de Gaura-Nitai jamás creadas y Gauridasa se maravilló de su resplandeciente belleza. Las formas de tamaño natural de Gaura-Nitai estaban una al lado de la otra con sus largos brazos levantados en el aire como si estuvieran capturadas en una pose de danza extática. Gauridasa se llenó de alegría.

“Gauridasa, Mi forma de deidad es tan buena como yo”, dijo el Señor Caitanya, “Permaneceremos para siempre en tu hogar para aceptar tu servicio”.

Sin embargo, Gauridasa respondió:

“Si estas deidades son tan buenas como tú, ¿por qué no te quedas aquí conmigo y las dejas salir y predicar?”

Considerando esta petición, Sri Caitanya y Sri Nityananda se subieron al altar, levantaron sus manos y se convirtieron en deidades de madera. Para probar que eran idénticos, las deidades originales se bajaron del altar y salieron por la puerta del templo.

Gauridasa quedó abrumado por esta transformación y habló a las Deidades que ahora aparecen en persona.

“Oh no, por favor, vuelve a Tu altar”.

Cuando las deidades regresaron al altar, Sri Caitanya y Sri Nityananda se bajaron nuevamente y comenzaron a irse.

Al ver esta vista, Gauridasa los atrapó y los escoltó de regreso al altar. Entonces las otras formas de Gaura-Nitai comenzaron a alejarse.

Este misterioso intercambio se repitió varias veces hasta que ya no quedó claro para Gauridasa quiénes eran las formas originales de sus queridos Señores y quiénes eran las deidades de madera[4].

[1] El gurú del gurú.

[2] La orden de vida de renuncia.

[3] Algunos dicen que no fue el Señor Caitanya quien esculpió las Deidades sino que fueron hechas por otra persona.

[4] Este relato se encuentra en Sri Bhakti-ratnakara de Srila Narahari Chakravati Thakur, Caitanya Bhagavata de Vrindavana Dasa Thakura y Vaisnava Digdarsani de Murarilala Adhikari.

 

Esta es una sección del libro “Syamananda, la Felicidad de Radharani”, en Espanol.

Para comprar el libro completo, haga clic arriba

 

Post view 343 times

Share/Cuota/Condividi:
Subscribe
Notify of
0 Adds or Replies
Inline Feedbacks
View all comments