Tema noveno: Los Puranas son escritos védicos y, por lo tanto, son máximas autoridades

posted in: Español, Kadacha ESP 0

 

Las seis secciones que siguen, es decir, del duodécimo al decimoséptimo tema, están destinadas a demostrar que los Puranas, como los Vedas, son escrituras perfectas y que, en muchos sentidos, son superiores a los Vedas.

 

Dado que los Vedas en Kali-yuga son difíciles de estudiar y comprender, porque incluso los grandes sabios que intentan comprenderlos no pueden llegar a ponerse de acuerdo sobre algunas cuestiones filosóficas, examinaremos sabda solo sobre la base de Itihasa y Purana. Debido a esta razón, queda claro que en la era actual, solo los Itihasas y Puranas son capaces de generar conocimiento verdadero.

 

La época histórica en la que vivimos es Kali-yuga, la cual comenzó hace poco más de 5.000 años y durará otros 427.000 años. En el ciclo de las cuatro edades (Satya, Treta, Dvapara y Kali), Kali-yuga es la más degradada. Durante este período el hombre pierde sus mejores cualidades, las cuales en otros tiempos fueron su riqueza común.

 

Sobre la base de esta reflexión, Sri Jiva presenta una pregunta que ha sido planteada en el pasado por otras grandes personalidades del mundo védico: ¿cuál es la mejor de las Escrituras para un estudio que evite la trágica pérdida de tiempo y que apunte en la dirección correcta?

 

Al final del Dvapara-yuga, los sabios de Naimisa plantearon el mismo problema y le pidieron a Suta Gosvami que les mostrara las mejores obras, partiendo precisamente de la conciencia de las cualidades menguantes del hombre del futuro. Su conversación está registrada en el Srimad Bhagavatam (1.1.10 y 11):

 

“Oh, hombre sabio, en esta Edad de Hierro (Kali-yuga) los hombres viven poco, son pendencieros, perezosos, engañadores, desafortunados y sobre todo, siempre están perturbados”.

 

“Hay muchas Escrituras, y en todas ellas encontramos deberes prescritos que pueden aprenderse, de acuerdo con sus diversas divisiones, solo después de muchos años de estudio. Así que, oh sabio, por favor selecciona la esencia de las Escrituras y explícalas de manera comprensible por el bien de todos los seres vivos. Gracias a tales instrucciones, el corazón de las personas encontrará plena satisfacción”.

 

Aquí vemos que los sabios misericordiosos se preguntaban cómo resolver el problema para aliviar el sufrimiento de la gente. La misma necesidad, unos milenios después, la siente el Gosvami de Vrindavana. Sri Jiva se da cuenta de que los Vedas son difíciles de comprender y especialmente de practicar. De hecho, debemos recordar que los Vedas no proponen ideas para el gozo de la mente y la inteligencia, sino que enseñan una forma de vida, una nueva conciencia, una nueva forma de ser. Más allá de esto hay un problema adicional: una parte de los Vedas se ha perdido y ha sido imposible de rastrear.

 

Jiva Gosvami también dice:

“Verás, incluso a los grandes sabios les resulta difícil llegar a una conclusión en la que todos estén de acuerdo”.

 

Baladeva Vidyabhusana explica que aquí Jiva Gosvami se refiere a los autores de los seis Darsanas, como Kanada, Patanjali y otros.

 

Los sabios de Naimisa le piden a Suta Gosvami que determine dónde encontrar la esencia de las enseñanzas védicas y él, el estimado hijo de Romaharsana, responde:

 

“El Srimad-Bhagavatam es el Amala-purana, el inmaculado Purana, desprovisto de cualquier rastro de compromiso o dualidad material.”

 

El Gosvami de Vrindavana evidentemente quiere llevarnos gradualmente a la misma conclusión.

 

Comienza afirmando que el Vedanta (las conclusiones filosóficas de los Vedas) también se pueden encontrar en los Puranas e Itihasas. En apoyo de esta tesis, presenta algunas referencias, incluido un verso del Maha-bharata (Adi-parva 1.267), que dice:

 

“Uno debe completar los Vedas con Itihasas y Puranas.”

 

De hecho, el término Purana significa ‘antiguo’ y ‘aquello que completa’.

 

Pero para hacer esto, los Puranas mismos deben ser de la misma naturaleza que los Vedas, de lo contrario sería como intentar llenar un vaso medio vacío de leche con agua; eventualmente, no tomaríamos un vaso de leche. Jiva Gosvami dice que sería como intentar completar una pulsera de oro con plomo: los dos metales, tan diferentes entre sí, no podrían coexistir. Por lo tanto, nada que no sea védico puede completar algo védico.

 

Es posible una objeción:

Si aceptamos los Itihasas y Puranas como escrituras védicas, ¿no deberíamos buscar otros Puranas para completarlos? De lo contrario, Itihasa y Purana no podrían considerarse Vedas.

 

Jiva Gosvami se anticipa a esa objeción diciendo:

“Si estuviera en la naturaleza de los Vedas estar incompletos, también lo estarían los Puranas”.

 

En este caso, nunca tendríamos un conocimiento completo.

 

A esto respondemos que, a pesar de que todos son de origen divino, no obstante, se puede proponer una distinción en términos de orden y acento.

 

El significado es claro: los Vedas y los Puranas son lo mismo en el sentido de que provienen de la misma fuente divina, pero entre ellos hay una cierta diferencia de lenguaje y rasgos, por lo que a veces se profundizan ciertos temas y otras veces no, y por lo que un texto puede ser más relevante para una época que para otra.

 

Baladeva Vidyabhusana propone un ejemplo esclarecedor, el cual recuerda que para los sudras existe una prohibición específica con respecto a escuchar y estudiar los Vedas.

 

Para ellos y para otras clases sociales más bajas se han concebido textos como el Maha-bharata (que es un Itihasa). Recordando que en Kali-yuga todos son considerados sudras (kalau sudra sambhavah), la propuesta de Sri Jiva de considerar a los Puranas e Itihasas superiores a los Vedas parece lógica y está confirmada por los sastras.

 

 La segunda parte de la sección doce y las secciones siguientes contienen numerosas confirmaciones de lo antes dicho.

 

En la decimoséptima sección, el autor del Tattva-sandarbha ofrece más información sobre los Puranas, dividiéndolos y clasificándolos según las cualidades llamadas sattvika, rajasika y tamasikas. El Padma Purana divide los dieciocho Puranas de esta manera:

 

Visnu, Narada, Bhagavata, Garuda, Padma y Varaha son Sattvika Puranas;

Brahmanda, Brahmavaivarta, Brahma, Vamana y Bhavisya son Rajasika Puranas;

Matsya, Kurma, Linga, Shiva, Agni y Skanda son Tamasika Puranas.

 

El significado de todo esto requiere algunas palabras adicionales. Sabemos que el mundo de la materia se caracteriza por tres gunas o formas de ser. No solo los objetos, sino también las personas son víctimas de la preponderancia de una guna sobre las demás. Las personas que se caracterizan más por una guna específica encontrarán luces más grandes en los Puranas correspondientes a su guna preponderante.

 

Esta es una sección del libro “Tattva Sandarbha”, en Espanol.

Para comprar el libro completo, haga clic arriba

 

 

Post view 407 times

Share/Cuota/Condividi:
Subscribe
Notify of
0 Adds or Replies
Inline Feedbacks
View all comments