La historia de Narasimha

posted in: DB, Español, Kadacha ESP 0

(1)

namas te narasiḿhāya

prahlādāhlāda-dāyine

hiraṇyakaśipor vakṣah-

śilā-ṭańka-nakhālaye

Ofrezco mis reverencias al Señor Narasimha, que da alegría a Prahlada Maharaja y cuyas uñas son como cinceles en el pecho de piedra del demonio Hiranyakasipu.

 

 

(2)

ito nṛsiḿhaḥ parato nṛsiḿho

yato yato yāmi tato nṛsiḿhaḥ

bahir nṛsiḿho hṛdaye nṛsiḿho

nṛsiḿham ādiḿ śaraṇaḿ prapadye

Lord Nrsimha está aquí y también allí. 

Dondequiera que vaya Lord Nrsimha está allí. Está en el corazón y está afuera también. Me rindo al Señor Nrsimha, el origen de todas las cosas y el refugio supremo.

 

(3)

tava kara-kamala-vare

nakham adbhuta-śṛńgaḿ

dalita-hiraṇyakaśipu-tanu-bhṛńgam

keśava dhṛta-narahari-rūpa

jaya jagadīśa hare

¡Oh, Kesava! ¡Oh, Señor del universo! ¡Oh, Señor Hari, que has asumido la forma de medio hombre, medio león! ¡Todas las glorias para ti! Así como uno puede aplastar fácilmente una avispa entre las uñas de uno, de la misma manera el cuerpo del demonio Hiranyakasipu que era como una avispa ha sido desgarrado por las maravillosas uñas puntiagudas de sus hermosas manos de loto.

 

El día de la aparición del Señor Nrsimhadeva

ito nrismhah parato nrsimho.

Nrsimha está aquí, Nrsimha está allí; arriba, abajo, delante, atrás, en todas las esquinas, y en todas partes. Dondequiera que voy, dondequiera que camino y viajo, veo a Nrismha por todas partes. Está en nuestro corazón, está en las enredaderas y las plantas y en todas partes. No hay un solo lugar, ni siquiera un átomo, donde no esté presente.

Ya que está en todas partes, si le rezas para que te salve, vendrá de inmediato y te salvará como salvó a Prahlada Maharaja de Hiranyakasipu. Te quitará todos tus problemas, como le quitó todos los problemas a Prahlada Maharaja.

 

Rápidamente destruyó a Hiranyakasipu, el padre demoníaco de Prahlada, a quien se le había dado una bendición de inmortalidad. Hiranyakasipu era fuerte como el hierro. Había sido bendecido para no morir en el cielo, ni por armas, demonios, humanos, animales, fuego, veneno o por cualquier otra fuerza de este mundo. Aún así, Nrsimhadeva lo mató muy rápidamente.

Nrismham adhim saranam prapadye.
Nos refugiamos en Nrsimhadeva.

Si experimentas alguna dificultad o peligro en tu vida, puedes cantar este mantra. El Señor Nrismha seguramente te salvará; sólo ha venido a salvarte. Puedes probar esto. Si eres muy fiel a Él, como lo fue Prahlada Maharaja, Él te quitará todas las dificultades para cantar, recordar y convertirte en un devoto puro. Ha venido como la encarnación de la misericordia de Krishna. Por lo tanto, canta este mantra, especialmente hoy, y te protegerá de todo lo que es poco auspicioso.

Prahlada jaya jaya. Nrsimha jaya jaya,

 Nrsimha jaya jaya, Prahlada jaya jaya,

Nrsimhadeva siempre está deseoso ayudarnos. Quiere ayudarnos, pero no queremos Su ayuda.

 

La misericordia de Prahlada 

Es raro encontrar a alguien que tenga tanta fe, amor y afecto para Krishna, como Prahlada Maharaja. Prahlada trató de enseñarle esta hermosa verdad a su demoníaco padre.

 

naisam matis tavad urukramanghrim

sprsaty anarthapagamo yad-arthah

mahiyasam pada-rajo-‘bhisekam

niskincananam na vrrnita yavat[1]

“A menos que unten sus cuerpos con el polvo de los pies de loto de un Vaisnava completamente liberado de la contaminación material, las personas muy inclinadas hacia la vida materialista no pueden unirse a los pies de loto del Señor, quien es glorificado por Sus actividades poco comunes. Sólo haciéndose consciente de Krishna y refugiándose en los pies de loto del Señor de esta manera uno se puede liberar de la contaminación material”.

 

Prahlada le dijo a su padre que los que están en conciencia material son ciegos, y que son como perros. Los perros piensan que son inteligentes, pero no lo son.

sri-prahlada uvaca

matir na krsne paratah svato va

mitho ‘bhipadyeta grha-vratanam

adanta-gobhir visatam tamisram

punah punas carvita-carvananam[2]

 “Prahlada Maharaja respondió: Debido a sus sentidos incontrolados, las personas demasiado adictas a la vida materialista progresan hacia condiciones infernales y mastican repetidamente lo que ya ha sido masticado.

Sus inclinaciones hacia Krishna nunca se despiertan, ni por las instrucciones de los demás, ni por sus propios esfuerzos, ni por una combinación de ambos”.

 

Algunos perros una vez encontraron un hueso seco, que no tenía absolutamente ningún jugo. Uno de los perros se acercó a ese hueso, rápidamente lo agarró con los dientes y huyó. Luego miró hacia los otros veinte perros, que habían comenzaron a perseguirlo con el fin de quitarle ese hueso seco sin jugo. Por fin todos se apoderaron de él y comenzaron a atacarlo con saña.

 Ese perro, ahora lleno de heridas y ensangrentado, renunció al hueso. Con su cola entre las patas, observó desde el banquillo cómo otro perro, mientras trataba de disfrutar el hueso, también fue atacado violentamente. 

Somos así. Nuestros padres y antepasados han tratado de tomar el jugo del disfrute material de este mundo, degustando sólo hueso seco. Si le preguntas a tus abuelos, que tienen ochenta, noventa o cien años, si son felices con los logros de su vida, todos dirán: “No”. 

 

 Cuando preguntas, “¿Por qué no?” ellos responderán: “Ahora soy viejo. Ya no puedo disfrutar del sabor de los alimentos maravillosos porque no puedo digerir nada de lo que como. Voy a morir. No soy feliz.” 

Irónicamente, sus hijos consideran: “Haciendo lo que hemos visto hacer a nuestros padres y abuelos, ahora seremos muy felices”.

Supongamos que un hombre piensa: “Beberé una gran cantidad de vino;” ¿qué le pasará? Se convertirá en un loco. Se desmayará y caerá en un drenaje, momento en el que pensará: “Estoy sentado en un trono de oro. Soy el monarca de todos. Los perros se acercarán a él, olerán su cuerpo y pensarán: “¡Qué buen olor!” Lo probarán con sus lenguas y así le lamerán la cara. Por lo tanto, no hay verdadero placer en los objetos de disfrute mundanos.

 

Prahlada Maharaja le explicó esta verdad a Hiranyakasipu, quien al escucharlo se puso furioso y decidió matarlo. Hiranyakasipu trató varios métodos para matarlo, los cuales posteriormente fracasaron, y concluyó,  

“No puedo matarlo. Temo que mi muerte venga de él. Soy yo quien va a morir.”

 

Esta es una sección del libro “Brillante Como el Sol”, en Espanol.

Para comprar el libro completo, haga clic arriba

 

Post view 624 times

Share/Cuota/Condividi:
Subscribe
Notify of
0 Adds or Replies
Inline Feedbacks
View all comments