El concejo de aliados

posted in: Español, Kadacha ESP 0

“El eco de las celebraciones de la boda de Abhimanyu y Uttara apenas acababa de pasar cuando los Pandavas comenzaron a centrar su atención en la inminente guerra.

Reunidos en la capital de Virata, los cinco hermanos se reunieron temprano en la mañana con sus aliados. Drupada y Virata fueron los primeros en entrar en la sala del consejo, luego poco a poco entraron todos los demás. Cuando todos estuvieron cómodamente sentados en sus respectivos asientos, Krishna abrió la discusión recordando a los presentes los acontecimientos de los últimos años.

‘Es obvio que nosotros, que pretendemos ser rectos, no estamos aquí para ponernos de acuerdo sobre una venganza ciega contra el Kurava, quien no merece nada, sino para buscar una solución justa que sea de beneficio para todos. De hecho, una guerra no implicaría sólo a los responsables de tanta impiedad sino también aquellos que son perfectamente inocentes y que durante tantos años han tratado de ofrecer un buen consejo. Por lo tanto, cada uno de ustedes diga su opinión al respecto.’

Siguió Balarama, el hermano de Krishna, el cual inesperadamente pronunció unas palabras que asombraron inmensamente a la audiencia.

‘Lo que acabas de decir es correcto. No debemos buscar venganza. Después de todo, no hay que olvidar que Duryodhana no obligó a Yudhisthira a jugar; fue su libre elección. Por todo lo que ha sucedido, por lo tanto, no sería correcto decir que Duryodhana tiene toda la culpa. Los hijos de Pandu también la tienen, y para evitar esta guerra también deben aceptar su parte de responsabilidad. Esta guerra debe evitarse de todas las maneras posibles.’

Se sabía que Duryodhana era un discípulo diligente y aplicado de Balarama, y era natural que quisiera protegerlo; no se olvide, de hecho, que incluso había prometido casarse con Subhadra, cosa que no fue posible debido al secuestro a manos de Arjuna que había servido para evitarlo. A pesar de que Balarama era muy respetado, lo que dijo no le gustó prácticamente a ninguno.

La reacción más vehemente vino de Satyaki.

‘Lo que has dicho me parece extraño. Parece como si ignoraras la realidad, que es que Duryodhana es el alma negra de la raza Bharata, quien se ha comportado como un villano tramposo, un ladrón, un asesino, y es envidioso como una serpiente. Él y sus compinches han conspirado para robar a los Pandavas su reino valiéndose del engaño que hizo jugando con Yudhisthira, quien no pudo escapar al desafío de los dados que habían sido manipulados. Y aparte de todo eso, ahora, después de trece años de sufrimiento, ¿propones que nos olvidemos de todo, incluyendo los insultos a Draupadi y las innumerables provocaciones que hemos tenido que soportar? ¿Cómo puedes decir que la guerra debe ser evitada a toda costa? Todos sabemos que Duryodhana no restituirá el reino a los Pandavas. Esto solo podría evitarse si ellos renunciaran a sus derechos de gobernar. ¿Es esta tu propuesta? Yo digo que la lucha es lo único que hay que hacer en este momento para conseguir la justicia.’

La discusión duró mucho tiempo y, obviamente, todos condenaron al hijo de Dhritarastra y su política demoníaca.

 

Esta es una sección del libro “Mahabharata, vol. 1”, en Espanol.

Para comprar el libro completo, haga clic arriba

 

 

 

Post view 345 times

Share/Cuota/Condividi:
Subscribe
Notify of
0 Adds or Replies
Inline Feedbacks
View all comments