Kumbhakarna

posted in: Español, Kadacha ESP 0

 

El hermano menor de Ravana era el monstruo más aterrador que el mundo había conocido. Era enorme, poderoso, invulnerable a cualquier arma y despiadado en el combate. Fue realmente una suerte para todos que, por la bendición de Brahma, a menudo cayera en un sueño profundo que duraba meses. Ravana estaba decidido a recurrir a su hermano para ganar esa guerra que iba mal.

Cientos de soldados fueron enviados al gigantesco palacio de Kumbhakarna y trataron de despertarlo de todas las maneras. Lo llamaron en voz alta, golpearon tambores, tocaron instrumentos directamente en su oído, saltaron sobre él, pero todo fue en vano; no se despertó. Cuando respiró, provocó un fuerte viento que movió a cualquiera que fuera golpeado. Mil elefantes pasaron sobre su gigantesco cuerpo. Finalmente, se movió levemente. Se estaba despertando. Se levantó y vio a toda esa gente a su alrededor y preguntó qué estaba pasando. Todos se sintieron felices de haber podido despertarlo.

“Gran Kumbhakarna,” le dijeron, “hay una situación de gran gravedad que requiere de tu intervención. Tu hermano, el rey, nos ha ordenado que viniéramos a despertarte. Él espera por ti. Quiere hablar contigo.”

Habiéndose alimentado con mucha carne y sangre caliente, Kumbhakarna fue con su hermano.

 

Cuando salió del edificio y salió al aire libre, el efecto que tuvo fue impactante. Era tan alto y majestuoso que era visible desde kilómetros de distancia. Fuera de los muros, los Vanaras lo vieron y se estremecieron de terror: todos se preguntaron quién sería ese coloso. Rama le preguntó a Vibhisana.

“Vibhisana, ¿quién es ese monstruo gigantesco? ¡Ahí… eso! Cuando camina hace temblar la tierra y nuestros guerreros, incluso los más valientes, están atemorizados.”

Vibhisana lo miró y pareció visiblemente preocupado.

“Ese es mi hermano mayor, Kumbhakarna. Si aterriza en el campo de batalla tendremos que prepararnos para una batalla muy dura. Kumbhakarna es terrible cuando pelea.”

Animando a los soldados y dándoles instrucciones, Rama se preparó para la lucha.

Y mientras sus enemigos se preparaban, Kumbhakarna entró en el palacio real. Ravana lo volvió a ver con alegría.

Contó los últimos acontecimientos de la crisis. Sólo entonces supo Kumbhakarna cuántos buenos amigos y soldados habían muerto. Desde el principio, nunca había compartido el comportamiento de su hermano, por lo que todo eso solo confirmó lo que tanto él como algunos otros habían previsto.

“Poderoso Kumbhakarna,” dijo Ravana, “alivia esta gran ansiedad. Mi enemigo está demostrando ser más fuerte de lo esperado y muchos de nuestros queridos amigos ya han perdido la vida. Incluso Prahasta está muerto. Puedes liberarme del peso de esta angustia. Ayudame por favor.”

“Hermano mío,” respondió Kumbhakarna entristecido por la noticia, “no quisiste escuchar los buenos consejos de tus verdaderos amigos, siendo el primero entre ellos Vibhisana, a quien ahuyentaste y que ahora está en las filas de tus enemigos. Estas son las reacciones que ahora necesitas afrontar. Nunca compartí tu comportamiento con respecto al secuestro de Sita, pero te sentiste abrumado por la lujuria y los malos consejeros. Sin embargo, ahora hemos ido demasiado lejos como para esperar soluciones diferentes. Como te dije antes, estoy dispuesto a luchar y, si es necesario, a dar mi vida por ti. Pero recuerda lo que ya te dije: todos cosechan lo que siembran.”

Ravana, habiendo escuchado lo que quería oír, a saber, que su hermano descendería al campo de batalla, no dio peso a los reproches, seguro de la victoria final.

“No sabes lo feliz que me hace escucharte hablar así,” respondió. “Nunca hubo nadie que pudiera enfrentarse a ti. Ve, pues, y destruye a nuestros enemigos.”

Antes de irse, Kumbhakarna volvió a regañar a Ravana por sus errores y Mahodara, uno de los generales, respondió y regañó a Kumbhakarna de nuevo. En el curso de la discusión, Mahodara sugirió que se pusiera en marcha una artimaña para conquistar a Sita y así poner fin a la guerra.

Kumbhakarna, indignado, rechazó cualquier truco, considerándolos indignos de un guerrero valiente y decidió ir directamente al campo de batalla. Después de reunir a su ejército, el Raksasa más grande que jamás haya existido salió de las murallas de la ciudad y se dirigió a donde se estaba librando la batalla.

Cuando los Vanaras vieron que el horrible monstruo se acercaba con ojos llenos de furia que brillaban como brasas, huyeron aterrorizados. Angada, viendo a las tropas puestas en fuga por Kumbhakarna, recuperó a los fugitivos y los consoló. Y, con un acto de supremo valor, se lanzó contra el enemigo. Estalló una batalla aterradora.

 

Esta es una sección del libro “Ramayana Tal Como Es”, en Espanol.

Para comprar el libro completo, haga clic arriba

 

 

Post view 448 times

Share/Cuota/Condividi:
Subscribe
Notify of
0 Adds or Replies
Inline Feedbacks
View all comments