Kabandha dirige a Rama hacia los Vanaras

posted in: Español, Kadacha ESP 0

 

Caminando rápidamente por el bosque sombrío, Rama y su hermano menor tropezaron con otro terrible Raksasa. Era alto como una montaña y su voz parecía provenir de las profundidades de una cueva. No tenía cabeza, y la boca grande estaba en medio de su pecho gigantesco, sobre el cual brillaba un ojo grande como una brasa ardiente. Cuando llegaron, el monstruo estaba comiendo leones, osos y varios tipos de aves. Sus brazos eran muy largos y era aterrador de solo mirarlo.

Kabandha, como se llamaba el Raksasa, vio a los dos hermanos y extendió los brazos para agarrarlos. Tomados por sorpresa, los dos no pudieron defenderse y se vieron arrastrados casi terminando en la boca del monstruo. Muy rápido, lograron desenvainar sus espadas y con unos poderosos golpes le cortaron los brazos.

Sin poder hacerles daño ni defenderse, Kabandha miró a los dos hermanos y, en voz baja y jadeante, se volvió hacia ellos.

“Rama, quiero contarte por qué caí en esta horrible condición de vida. Escúchame con atención:

“Hace algún tiempo, gracias a rigurosas austeridades, satisfice a Brahma, y él me bendijo con una larga vida. Por esta bendición que me hizo invencible, desafié a Indra. Durante la pelea, él destruyó mi cabeza, mis brazos y mis piernas, pero no pudo matarme. Entonces me dio estos brazos que me cortaste hoy, puso este ojo y esta boca en mi pecho y me dijo:

“Cuando Rama y Laksmana te corten estos brazos y te maten, recuperarás tu apariencia original”.

Así que he vagado por los bosques y he disfrutado asustando a los sabios con este cuerpo horrible. Pero un día el Rishi Sthulashira se enojó y me maldijo diciéndome:

“Mantendrás esta horrible forma para siempre”.

Me sentí aterrorizado y le pedí perdón. Entonces, me dijo que recuperaría la hermosa forma de mi cuerpo original cuando Rama y Laksmana quemaran tu cuerpo.

Ahora, sé misericordioso con mis sufrimientos y dame la oportunidad de regresar gloriosamente a los planetas celestiales de donde vengo. Quema este cuerpo y te daré instrucciones para encontrar a tu Sita.”

Sorprendido de que el Raksasa supiera acerca de Sita, Rama y Laksmana hicieron lo que les pidió. Tan pronto como el cuerpo fue incinerado, Kabandha apareció en su forma celestial original. Y, lleno de gratitud por quienes le habían devuelto la alegría de vivir,  les habló con las siguientes palabras:

“Sé cuánto están sufriendo por el secuestro de Sita,” dijo. “Si quieren encontrarla, tendrán que aliarse con el rey de los hombres-monos, los Vanaras, y seguramente la encontrarán. Sigan mis instrucciones y encontrarán la colina Rishyamukha. Su jefe vive allí, su nombre es Sugriva.”

Después de decir esas palabras, Kabandha desapareció. Los dos hermanos caminaron hacia la colina Rishyamukha.

 

Esta es una sección del libro “Ramayana Tal Como Es”, en Espanol.

Para comprar el libro completo, haga clic arriba

 

 

Post view 263 times

Share/Cuota/Condividi:
Subscribe
Notify of
0 Adds or Replies
Inline Feedbacks
View all comments