Janmastami en espanol 2023

posted in: DB, Español, Proximo 0

ŚB 1.1.14

āpannaḥ saṁsṛtiṁ ghorāṁ
yan-nāma vivaśo gṛṇan
tataḥ sadyo vimucyeta
yad bibheti svayaṁ bhayam

Living beings who are entangled in the complicated meshes of birth and death
can be freed immediately by even unconsciously
chanting the holy name of Kṛṣṇa,
which is feared by fear personified.

Vāsudeva, or Lord Kṛṣṇa, the Absolute Personality of Godhead, is the supreme controller of everything. There is no one in creation who is not afraid of the rage of the Almighty. Great asuras like Rāvaṇa, Hiraṇyakaśipu, Kaṁsa, and others who were very powerful living entities were all killed by the Personality of Godhead.

And the almighty Vāsudeva has empowered His name with the powers of His personal Self. Everything is related to Him, and everything has its identity in Him.

It is stated herein that the name of Kṛṣṇa is feared even by fear personified. This indicates that the name of Kṛṣṇa is nondifferent from Kṛṣṇa. Therefore, the name of Kṛṣṇa is as powerful as Lord Kṛṣṇa Himself. There is no difference at all. Anyone, therefore, can take advantage of the holy names of Lord Śrī Kṛṣṇa even in the midst of the greatest dangers.

The transcendental name of Kṛṣṇa, even though uttered unconsciously or by force of circumstances, can help one obtain freedom from the hurdle of birth and death.

 

 

————————–

 

Ahora discutiremos la verdad sobre el lugar de nacimiento trascendental de Bhagavan y la aparición del Señor Sri Krishna.

 

Érase una vez, Bhumi, la deidad regente de la tierra, se sintió sobrecargada por diferentes demonios que se hacían pasar por miembros de la orden real. Sintiéndose agraviada al ver su miserable condición, Brahma, nacido del loto, apeló a Ksirodakasayi Visnu, el sustentador del universo, diciéndole:
“Por favor, libera a la Diosa Bhumi que se siente muy angustiada por estos reyes demoníacos. Sólo Tú puedes eliminar esta terrible influencia de la tierra”.

El momento de la aparición del Señor coincidió con dos deseos internos de la Suprema Personalidad de Dios.
Primero, el Señor deseó descender a la tierra para aumentar la fortuna de Yasoda y Nanda. También en ese momento Krishna quería saborear la dulce melosidad del sringara rasa (amor de amante) mientras representaba Sus pasatiempos mundanos. Por esas dos razones, el Señor apareció en la creación material en Bhuloka (el planeta Tierra), junto con Sus padres, amigos y otros asociados eternos.

Otra distinción de los pasatiempos terrenales del Señor Krishna es que cuando aparecieron las gopis eternamente liberadas como Srimati Radharani, Candravali y otras, las Srutis personificadas también aparecieron en los hogares de otras gopis, porque previamente habían cultivado el deseo de servir a Sri Krishna como Vraja gopis.
Los sabios de Dandakaranya, al ver la svakiya bhava (la dulce relación conyugal) del Señor Ramacandra y Sitadevi, desearon tener la misma relación con su Señor Madana Gopala. Al alcanzar la perfección en su sadhana, alcanzaron la afortunada posición de aparecer como gopis en Vrindavan. Yogamaya, la potencia de pasatiempo del Señor Krishna que posee habilidades ilimitadas, apareció invisiblemente en Gokula para arreglar esto y realizar otras tareas difíciles en nombre del Señor.

Sri Nanda, Yasoda y otros aparecieron en Brihadvana (Mahavana) ante el Señor. Los gopas, gopis y otros asociados eternamente liberados aparecieron después del Señor. Luego, aquellos que habían alcanzado la perfección mediante el sadhana, es decir, los sruti-caris y muni-caris, nacieron en Vrindavan.

Al enterarse de la inminente aparición de Krishna, la tierra personificada, se siente como una esposa saludando felizmente a su marido después de una larga separación, inmersa en una alegría ilimitada.

En el momento del nacimiento de Krishna, la masa general de personas probó la bienaventuranza interior que los devotos saborean por siempre. Los signos auspiciosos abundaban por todas partes. Cuando la caracola de Visnu, Pancajanya, se abre en el sentido de las agujas del reloj, de manera similar, auspiciosos fuegos de sacrificio brillaron en todas direcciones. Brisas puras y suaves trajeron un frescor refrescante como devotos que satisfacen y santifican a todos con su comportamiento tranquilo, dulce y afectuoso.

Toda la atmósfera quedó tan completamente purificada como el corazón de un devoto. Los devotos una vez más encontraron paz y prosperidad al adorar los pies de loto del Señor Hari. Los frutos llenaron los árboles jubilosos.

Pero los demonios envidiosos exhibieron varios signos desfavorables de degradación, como cuerpos que envejecían rápidamente y síntomas de muerte inminente. Las enredaderas del deseo de los habitantes celestiales parecían flotar en el aire como si estuvieran ansiosas por producir frutos. En ese momento, todas las instrucciones se sintieron tan puras y alegres como la mente de un devoto que ha recibido la misericordia del Señor Hari. Así como las gemas, los mantras o las medicinas pueden eliminar una enfermedad venenosa del cuerpo de un hombre, el advenimiento del Señor libró al mundo de la contaminación de la existencia material y del efecto pecaminoso de los demonios. La felicidad reemplazó gradualmente la angustia en los corazones de todos.

Los cuerpos de todas las criaturas manifestaban una belleza extraordinaria y una vitalidad juvenil. Los hombres se sentían extremadamente alegres y mostraban cualidades virtuosas. En todo el mundo la gente se comportaba cordialmente y interactuaba amistosamente. La felicidad brilló en los ojos de todos. Al final de Dvapara-yuga, que destruye por completo las faltas y las dudas, apareció un tiempo auspicioso, favorable y libre de obstáculos en el octavo día de la luna menguante del mes de Bhadra. Justo en ese dulce momento el Rohini Naksatra, junto con las buenas cualidades de la luna y una auspiciosa conjunción de estrellas llamada Ayusman, apareció en el cielo para dar refugio a las personas gentiles.

Cuando la entidad viviente sale del vientre de su madre y la luna aparece en el regazo en dirección este, Yogesvara Sri Krishna, la personificación de la bienaventuranza completa, apareció en medio de grandes festividades. Cuando la luna aparece en el regazo en dirección este, que es como una hermosa novia, Krishna manifestó el maravilloso pasatiempo de Su aparición debido a Su amor y compasión por las almas condicionadas.

Debido a las austeridades realizadas en vidas anteriores, Vasudeva y Devaki tuvieron la oportunidad de saborear momentáneamente el afecto paternal por el Señor Sri Krishna cuando Él apareció ante ellos en Su forma de Vasudeva. A partir de entonces, por temor a Kamsa, Vasudeva llevó a Vasudeva Krishna a Gokula.

Allí, el Señor Supremo apareció como Govinda ante Nanda y Yasoda, Sus padres eternos que lo han estado asfixiando con la forma más dulce de amor paternal desde tiempos inmemoriales. Los cuatro símbolos de Visnu (sankha, cakra, gada, padmā) adornaban Sus manos y pies. La flauta, la guirnalda de flores y kaustubha mani, aunque presentes en Él, aún no se habían manifestado.

Por temor al cruel Kamsa, Vasudeva decidió transferir a todas sus esposas, excepto a Devaki, a Gokula. Envió a Rohini a la casa de Vrajaraja Nanda. Por la dulce voluntad del Señor, Yogamaya dispuso que el séptimo hijo de Devaki (Balarama) entrara en el útero de Rohini. Como resultado, Balarama apareció en la casa de Vrajaraja Nanda antes del nacimiento de Krishna.

El Señor Hari, quien es la bienaventuranza personificada, apareció en la casa de Nanda Maharaja, el rey de Vrindavan, por tres razones:
para ocupar a los sabios satisfechos en el servicio devocional,
para complacer a los devotos realizando dulces pasatiempos trascendentales y
para aliviar la carga de la tierra. causado por los demonios.

En el momento de Su majestuoso nacimiento, Krishna empleó Sus poderes inconcebibles para aparecer en un cuerpo de eternidad, bienaventuranza y conocimiento. Todos en la sala de maternidad se llenaron de gozo al ver la exquisita forma trascendental del Señor que parecía una enredadera de belleza.

Madre Yasoda parecía un lago de éxtasis espiritual en el que había aparecido un loto azul brillante de bienaventuranza personificada. Ni el viento ni las abejas saborearon la fragancia de ese loto azul. Ese loto no nacido nunca fue tocado por las olas de las modalidades de la naturaleza. Ni siquiera el Señor Brahma podía verlo, y mucho menos los hombres comunes y corrientes.

Después de que Yasoda y los miembros de su familia se quedaran dormidos en la sala de maternidad, Hari lloró maravillosamente como un bebé recién nacido. Su llanto sonó como el maha-vakya omkara anunciando la auspiciosa llegada de Sus pasatiempos. Omkara es una vibración trascendental que previamente había emanado de la boca del Señor Brahma. Cuando las damas de Vrindavan escucharon el dulce sonido del llanto de Krishna, se despertaron y corrieron a ver al Señor. Con la melosidad de su incomparable y desbordante afecto ungieron Su cuerpo.
La fragancia natural del cuerpo de Krishna olía como almizcle.

Después de que las damas bañaron a Krishna con dulce ambrosía, Él parecía limpio y hermoso. Luego untaron Su cuerpo con pulpa fragante de sándalo. La deidad que presidía la casa envió una flor campaka que se asemejaba a la llama de una lámpara a la sala de maternidad para adorar ese adorno de los tres mundos. Con la fuerza de Sus bracitos, delicados como las tiernas hojas de un árbol, Krishna hizo que todas las lámparas de la sala de maternidad parecieran una guirnalda de capullos de flores de loto.

Las damas de Vrindavan vieron al bebé Krishna como una flor floreciente hecha del mejor de los zafiros azules, o como una hoja recién desplegada de un árbol de tamala. Krishna parecía una nube de lluvia fresca decorada con el tilaka almizclado de la diosa de la fortuna de los tres mundos. El ungüento de mayor auspicios cubría sus ojos. Su presencia llenó de buena fortuna la sala de maternidad.
Aunque era un simple bebé, Krishna tenía la cabeza llena de pelo rizado. Para ocultar los signos únicos en Sus manos (aguijón, pez, caracola, etc.), el Señor dobló Sus delicados dedos en forma de pétalos en Su palma de loto. En ese momento Krishna yacía boca arriba con los ojos cerrados.

Madre Yasoda despertó en medio del alegre parloteo de las gopis ancianas. Inclinada sobre la cama, admiró a su hermoso hijo. Pero al notar su propio reflejo en el cuerpo de Krishna, lo imaginó como otra mujer. Pensando que una bruja había asumido su forma para secuestrar a Krishna, Yasoda quedó desconcertada y gritó: “¡Fuera de aquí! ¡Vete! Espontáneamente le gritó a Nrsimhadeva que protegiera a su precioso hijo. Al contemplar el tierno rostro de Krishna, Yasoda derramó lágrimas de afecto que parecían la ofrenda de un collar de perlas.

Yasoda vio el cuerpo de Krishna como un montículo de almizcle azul oscuro, más suave que la mantequilla batida del océano de leche. Rebosante de néctar, su encantador cuerpo parecía espuma de leche, pero al ser de color azul oscuro parecía que la espuma estaba llena de jugo de almizcle.
Al admirar la forma sumamente delicada de su hijo, Yasoda se preocupó por su seguridad y temió que el contacto de su cuerpo pudiera lastimar su tierno cuerpo.

Mientras se inclinaba sobre la cama, Yasoda bañó a Krishna con la leche que goteaba de sus pechos. Las gopis ancianas le enseñaron a Yasoda cómo acariciar al bebé en su regazo y cómo empujar afectuosamente el pezón de su pecho en la boca de Krishna para alimentarlo. Debido al intenso amor de Yasoda, la felicidad personificada fluía de sus pechos como chorros constantes de leche. Cuando a veces la leche se derramaba de los labios rojos de la fruta bimba de Krishna sobre Sus mejillas, Madre Yasoda le limpiaba la cara con el borde de su paño. Después de alimentar a su hijo, Yasoda lo miró con afecto y asombro.

Vio el cuerpo de su hijo hecho de deslumbrantes zafiros azules. Su boca parecía una fruta bimba roja y sus manos y pies parecían rubíes exquisitos. Las uñas de Krishna brillaban como gemas preciosas. De esta manera, Yasoda pensó que su hijo estaba completamente hecho de joyas. Entonces ella percibió que Sus labios naturalmente rojizos parecían flores bandhuka, Sus manos y pies parecían flores de Java, Sus uñas parecían flores de maJlika. Entonces Yasoda pensó:
“Todo el cuerpo de Krishna parece estar hecho de flores de loto azules. No parece ser mío”.
Después de deliberar así dentro de sí misma, Yasoda quedó atónita de asombro.

Los hermosos y suaves pelos rizados del lado derecho del pecho de Krishna parecían los tiernos tallos de un loto. Al ver la marca de Srivatsa en Su pecho, Yasoda pensó que era leche materna que previamente se había derramado de Su boca. Intentó, sin éxito, quitar estas “manchas de leche” con el borde de su paño. Asombrado, Yasoda pensó que esto debía ser el signo de una gran personalidad. Al observar el signo de Laksmi (una pequeña línea dorada) en el lado izquierdo del pecho de Krishna, Yasoda pensó que un pequeño pájaro amarillo había hecho un nido entre las hojas de un árbol de tamala. ¿Podría ser un rayo que descansa sobre una nube de lluvia, o podrían ser los rayos dorados que marcan una piedra negra que prueba el oro? Las delicadas manos y pies de Krishna, en forma de hojas, de un rosa brillante como el sol naciente, parecían racimos de flores de loto flotando en el Yamuna.

A veces, Yasoda veía los rizos azul oscuro del bebé Krishna como un enjambre de abejorros rodeando Su rostro. Intoxicadas por beber demasiado néctar de miel, las abejas simplemente flotaban en el cielo. Su espeso y hermoso cabello azul parecía la noche oscura. Los dos ojos de loto de Krishna parecían un par de capullos de loto azules. Sus mejillas parecían dos enormes burbujas flotando en un lago de zafiros azules licuados. Las atractivas orejas de Krishna parecían un par de hojas frescas desplegadas que crecían en una enredadera azul.

La punta de la nariz oscura de Krishna parecía el brote de un árbol, y Sus fosas nasales parecían burbujas en el río Yamuna, la hija del dios sol. Sus labios parecían un par de capullos rojos de Java. La barbilla de Krishna rivalizaba con un par de frutos maduros de redjambu. Ver la extraordinaria belleza de su hijo cumplió el propósito de sus ojos y sumergió a Yasoda en un océano de dicha. Las ancianas damas vrajavasis se dirigieron a Vrajaraja Nanda: “¡Oh, el más afortunado, engendraste un hijo!” Anteriormente, Nanda Maharaja se había sentido profundamente agraviado por su prolongada incapacidad de tener un hijo. Su corazón era como un pequeño lago que se había secado por completo durante un largo y caluroso verano. Pero cuando Nanda Maharaja se enteró del nacimiento de su hijo, sintió como si el lago seco de su corazón hubiera sido bendecido con una repentina lluvia de néctar. El suave sonido de la voz de Krishna eliminó todo su dolor y lamento. Ahora se bañó en las lluvias de la bienaventuranza, nadó en el océano de néctar y se sintió abrazado por la alegre corriente del celestial Ganges.

Ansioso por ver a su hijo, el cuerpo de Nanda se estremeció de asombro y oleadas de éxtasis mientras estaba fuera de la sala de maternidad. Debido a que había acumulado un montón de actividades piadosas, parecía que el rey de Vrindavan ahora estaba estrechando la mano de la personificación de las obras piadosas. Ansiosamente parada en el fondo, Yogamaya indujo a Nanda Maharaja a entrar a la sala de maternidad. Se apresuró a ver a su hijo, la semilla personificada de la bienaventuranza condensada. Parecía que todo lo auspicioso de los tres mundos residía ahora en Krishna, la causa original de todo. Nanda veía a su hijo como una persona absolutamente encantadora. El kajala alrededor de los ojos de Krishna parecía líneas en una enredadera negra de belleza. Como encarnación misma de la buena fortuna de Nanda, Sri Krishna floreció como una hermosa flor en un jardín de árboles de los deseos.

La flor de aparajita se compara con el cuerpo de la Reina de Vrindavan. Su hijo es como el representante de los Upanisads que se comparan con el fruto de las enredaderas del deseo. Al ver a su glorioso hijo, Nanda sintió que había alcanzado la felicidad, la perfección y el cumplimiento de todos sus deseos. Encontrar esa encarnación de la bienaventuranza abrumaba a Nanda con una satisfacción inconmensurable. Se quedó inmóvil, atónito; su cabello se erizó y las lágrimas brotaron de sus ojos. Parecía una persona tallada en piedra o una figura dibujada en un cuadro. Durante algún tiempo Nanda Maharaja permaneció en este estado semiconsciente como un hombre dormido a punto de despertar.

Upananda, Sunanda y otros familiares se sintieron extremadamente felices al observar a los mejores brahmanas realizar los ritos de purificación por el nacimiento de Krishna. Para asegurar el bienestar de su hijo, Nanda Maharaja donó terneros recién nacidos a todos y cada uno de los brahmanas, convirtiendo así sus hogares en moradas de vacas surabhi. Estas vacas tenían cuernos y pezuñas bañados en oro y plata, y collares de joyas adornaban sus cuellos. Además, Vrajapati Nanda llenó los patios de sus casas con colinas de oro, joyas y semillas de sésamo. Mientras Nanda distribuía caridad, los kamadhenus, las piedras de toque y los árboles de los deseos perdieron su poder para producir objetos valiosos. Incluso los océanos productores de joyas perdieron su reserva de joyas, y la diosa de la fortuna, la morada de los lotos, sólo tenía un loto en la mano. Las auspiciosas noticias de la maravillosa aparición de Krishna se difundieron en todas direcciones de boca en boca. El deleite bailó en los corazones de Nanda, sus hermanos Upananda y Sunanda y todos los demás gopas. Los gopas trajeron muchas variedades de deliciosos productos lácteos como leche, yogur, mantequilla, queso húmedo y queso duro en vasijas tachonadas de joyas. Las vasijas estaban atadas a los extremos de postes de bambú con correas de yute y transportadas sobre sus hombros. Adornados con muchos adornos de joyas preciosas, los gopas parecían muy hermosos. Se vestían con hermosas telas amarillas que anulaban el brillo de los relámpagos y sostenían bastones rematados con oro y joyas en sus manos de loto. Así como un gran océano extiende sus olas en todas direcciones, el nacimiento de Krishna llenó a los Vrajavasis de dicha ilimitada. Los gopas y gopis disfrutaron de un gran festival comiendo felices y salpicándose mutuamente el cuerpo con una mezcla de yogur, mantequilla, leche y leche condensada. Las chicas de alta sociedad que visitaron la casa de Nanda Maharaja experimentaron más felicidad de la que jamás habían sentido desde su nacimiento. Sus mentes se saturaron de alegría y satisfacción. Escuchar la deliciosa descripción del nacimiento de Krishna arrastró los carros de sus mentes y les hizo abandonar todos los demás deberes. Quedaron poseídos por el deseo de ver a Krishna.

Rubíes brillantes colgaban de los collares que adornaban a las chicas de sociedad. Sus brazaletes tachonados de diamantes lucían más bellamente que gotas de agua cristalina. Sus brazaletes dorados con incrustaciones de joyas presumían de una elegancia incomparable. Para esta fiesta única, sacaron de sus joyeros unos cinturones muy ornamentales y se los ataron alrededor de las caderas. El dulce tintineo de los cascabeles que descansaban sobre sus anchas caderas realzaba la belleza de estas chicas de sociedad. Atraían la atención de todos con sus voluminosas tobilleras doradas, sus trenzas sueltas y su elegante andar, que recordaba el suave deslizamiento de los cisnes. Sus mentes entraron en un estado de encantamiento mientras contemplaban la cautivadora belleza del cuerpo trascendental de Krishna. Para adorar a Krishna trajeron bandejas doradas llenas de artículos auspiciosos como frutas, flores, yogur, hierba durva, arroz crudo y lámparas adornadas con joyas. Cubrieron los platos de las ofrendas con una espléndida tela de seda amarilla y los sostuvieron en sus suaves manos de loto. Sus tobilleras enjoyadas vibraban agradablemente mientras caminaban.

Al contemplar la asombrosa belleza del delicado bebé, las chicas de sociedad consideraron cumplido el propósito de sus ojos. Percibieron que el nacimiento perfecto de Krishna era como la apariencia de las hojas de una importante medicina herbaria. Krishna parecía un loto azul flotando en el lago del afecto de Sus padres. Después de otorgar sus bendiciones para la prosperidad de Krishna, adoraron a Krishna con flores frescas y una constante lluvia de miradas amorosas. Con gran entusiasmo las chicas de sociedad glorificaron a Vrajesvari Yasoda ya que había alcanzado la esencia de toda buena fortuna al tener a Krishna como hijo. Al salir de la sala de maternidad, las chicas de sociedad entraron al salón de actos del palacio de Nanda Maharaja. Sus rostros lucían sumamente hermosos mientras cantaban canciones melodiosas, que se asemejaban al suave y dulce zumbido de las abejas moviéndose entre un racimo de flores de loto. Todos los invitados se bañaron en una lluvia de néctar producida por estos relajantes sonidos. Abrumados por el amor, llenaron las palmas de loto con aceite fragante, pasta de cúrcuma y mantequilla fresca y comenzaron a untarse la cara y el cuerpo. Se veían muy atractivos con sus caras sonrientes y sus dientes blancos y relucientes.

Entonces: los labios rojos parecían más hermosos que las flores rojas de bandhuka. Esta increíble muestra de elegancia destrozó el orgullo de la diosa de la fortuna de los tres mundos. Llevados por la alegría por el nacimiento de Krishna, sin miedo se arrojaron bolas de queso, mantequilla y yogur. Se podrían confundir las bolas blancas de queso con granizo, luz de luna solidificada o barro blanco del fondo del océano de leche. Luego se bañaron mutuamente con suero de leche, aceites aromáticos y agua mezclada con cúrcuma.

Platillos, tambores damru, bherries y grandes tambores hacían vibrar sonidos auspiciosos en melodías específicas. Allí se manifestó de repente un concierto celestial de metros poéticos precisos, ritmos propios y composiciones métricas. El conjunto musical inspiró a las chicas de sociedad a cantar y bailar con alegría y alegría. Aunque no eran buenos cantantes, por voluntad del Señor cantaron con gran virtuoso. Entonces” maravillosas canciones llenaron de alegría el corazón de Nanda Maharaja. Las vibraciones combinadas del canto de himnos védicos de los brahmanas, la recitación de la tradición purank y las oraciones de los panegiristas transformaron los éteres en sabda brahman,

La alegría de la celebración del nacimiento de Krishna agotó los desagües de la ciudad capital de Nanda, que se llenaron hasta el borde de leche, yogur y otros líquidos auspiciosos. Pronto ríos de este néctar inundaron las calles del pueblo e impregnaron toda la atmósfera de una dulce fragancia. Disfrazados de pájaros, los semidioses descendieron a Vrajapura para beber alegremente la inundación de néctar. Los vrajavasis decoraban sus vacas con oro y adornos de joyas. Luego, muy emocionados, los untaron con aceite, mantequilla fresca y pasta de cúrcuma. Al contemplar a Krishna en sus corazones, estas afortunadas vacas parecían la esencia de lo auspicioso de la tierra. El mundo entero resonó con sus gritos jubilosos. Absortos en el éxtasis del nacimiento de Krishna, se olvidaron de comer y beber.

El festival ahogó a las gopis en un océano de alegría. Después de ofrecer aceite, bermellón, guirnaldas y utensilios en caridad a todas las gopis reunidas, Rohini, la esposa de Vasudeva, les pidió que bendijeran a Krishna. Al finalizar el sacrificio, Upananda y los demás familiares sintieron una felicidad constante mientras se bañaban. Manteniendo al rey de Vrindavan al frente, los familiares de Nanda ofrecieron telas opulentas, adornos de joyas, tambula, guirnaldas y pulpa de sándalo a los invitados. Luego pidieron humildemente a todos los presentes que bendijeran a ese niño maravillosamente auspicioso que acababa de aparecer en Vrindavan.

 

 

From Ananda Vrindavan Champu by Srila Kavi Karnapura

 

Post view 292 times

Share/Cuota/Condividi:
Subscribe
Notify of
0 Adds or Replies
Inline Feedbacks
View all comments