Indra pide caridad

posted in: Español, Kadacha ESP 0

“Esa misma mañana llegó un Brahmana de majestuosa y solemne actitud, quien quería hablar con él. El noble Karna, igual que hizo con todos los invitados distinguidos, le ofreció la puja y le dijo amables palabras de respeto. Luego le preguntó si tenía algún deseo que expresar.

‘Sí, hay una cosa que podría hacer por mí’, dijo el Brahmana, ‘pero ya que nunca he sido capaz de tolerar los residuos, primero me tiene que informar si está listo para concederme cualquier cosa, o si va a establecer límites.’

Karna sonrió.

‘Todo el mundo sabe que nunca pongo límites a la caridad, por lo tanto, puede pedirme con seguridad lo que usted ambiciona.’

‘Cuando naciste tenías una armadura y un par de aretes de origen divino que formaban parte de tu cuerpo. Dámelos. Nada más me va a satisfacer’, dijo el brahamana.

‘Oh, Brahmana’, respondió Karna, ‘como yo le he prometido, estoy listo para concederle cualquier cosa, pero reconsidere su solicitud; puedo darle oro, tierras, villas y ciudades enteras en lugar de la armadura y de los aretes que son la fuente de buena parte de la habilidad con la que protejo a los ciudadanos de mi reino. No me prives de ellos. Acepta cualquier otra cosa.’

‘Dijiste que habrías de satisfacer cualquier cosa que te pidiera. No quiero nada más que eso. Así es que concédeme el objeto de mis deseos’, demandó el Brahmana.

Después de haber visto que el Brahmana estaba decidido en su intención, Karna, feliz de mantener sus calificaciones a costa de privarse de las cosas más caras, ante la mirada de admiración de su interlocutor, cortó la armadura de su cuerpo y se quitó los aretes y se los entregó a él.

‘Tú sabías que soy Indra’, le dijo el supuesto Brahmana, ‘y también estás consciente de las razones que me han hecho venir a donde ti; sin embargo, no has dudado en darme las cosas más preciosas que tenías: la protección de tu vida y la seguridad de la victoria. Has renunciado a todo para mantener tu voto. Eres un hombre extraordinario. Como muestra de mi admiración ahora voy a darte algo mío que te guste mucho.’

Recordando lo que Surya le había dicho en el sueño, Karna dijo:

‘Quiero el shakti, tu arma preferida.’

‘Te concederé esa poderosa energía’, dijo Indra, ‘pero debes saber que solo podrás usarla una vez.’

‘No importa’, contestó Karna, ‘no la necesitaré más de una vez. Voy a utilizarla cuando esté frente a mi mayor enemigo.’

Indra se rio, casi en un tono burlón.

‘Karna, eres un iluso si crees que puedes matar a Arjuna. Él es invencible porque Krishna, la Suprema Personalidad de Dios está de su lado y le protege personalmente. No creas que puedes hacer lo que es imposible para cualquier persona. No hagas lo mismo que yo, que me las arreglé para derrotarlos a ellos, hace mucho tiempo, en Khandava’, explicó Indra.

‘Sé quién es Krishna, y también sé la relación que los mantiene juntos, aseguró Karna, pero aun así creo que tendré suficientes oportunidades para intentarlo.

Hay otra cosa que quería preguntarte. Mi nacimiento siempre ha sido un misterio, lo cual ha influido en mi vida y eres uno de los pocos que podría aclarármelo; yo te pido, por favor, me reveles como nací y quienes fueron mis padres.’

‘No te lo puedo decir, pero te aseguro que pronto lo sabrás todo.’

Habiendo pronunciado esas palabras, el Deva de la lluvia desapareció.”

 

Esta es una sección del libro “Mahabharata, vol. 1”, en Espanol.

Para comprar el libro completo, haga clic arriba

 

 

 

Post view 393 times

Share/Cuota/Condividi:
Subscribe
Notify of
0 Adds or Replies
Inline Feedbacks
View all comments