Holika

posted in: DB, Español, Kadacha ESP 0

 La muy querida hermana de Hiranyakasipu, Holika, se le acercó y le dijo: 

 “Mi querido hermano, ¿por qué estás tan ansioso y preocupado? ¿Puedo ayudarte?”

 Él respondió, 

 “Nadie en este mundo puede ayudarme.”

 Holika entonces dijo, 

 “Yo puedo ayudarte. ¿Qué es lo que quieres?”

 Él le dijo, 

 “Quiero que maten a mi hijo.”

 Ella contestó, 

 “Puedo hacer eso muy fácilmente. Realicé severas austeridades y recibí la bendición de que el fuego no puede quemarme. Ahora tengo este poder, así que voy a llevar a ese chico a una hoguera y él se quemará muy fácilmente”

Hiranyakasipu comenzó a reírse y dijo, 

“Oh hermana, me has salvado.”

Holika respondió, 

 “Sí. Mañana, debes preparar una pila de madera seca. Entonces tomaré a ese chico en mi regazo y me sentaré en la pila de madera. Deben verter ghi y aceite sobre la madera y al momento el fuego estará tan alto que en un minuto será quemado. Entonces saldré de las llamas.

A la mañana siguiente, se trajo un montón muy grande de madera seca y vertieron abundante ghee sobre la pila. Holika tomó a Prahlada y le dijo, 

 “Mi querido sobrino, sobrino, sobrino; por favor, ven y siéntate en mi regazo. Te daré a beber mucha leche.” 

 Luego se sentó cómodamente en medio de la madera seca y tomó a Prahlada Maharaja en su regazo. Al momento se inició un incendio alrededor, y rápidamente las llamas crearon un fuerte sonido y comenzaron a tocar el cielo. 

Todos los espectadores observaron como Holika y Prahlada estaban cubiertos por el fuego, y consideraron que ambos debían haber sido quemados hasta morir. Hiranyakasipu estaba bastante satisfecho, pensando que su hermana vendría a él riendo, y que Prahlada estaría acabado.

Sin embargo, muy pronto todos los presentes vieron a Prahlada Maharaja salir del fuego. Holika, por otro lado, fue quemada en cenizas, para nunca volver.

 

Hiranyakasipu le preguntó a Prahlada, 

“¿Cómo te salvaste?”

 Prahlada respondió, 

“Cuando estaba sentado allí, vi a mi tía arder en un momento. Al mismo tiempo, alguien vino a mí y me arropó con una cubierta que parecía de hielo. Me salvé fácilmente, pero estaba tan preocupado por mi tía muerta”. 

La furia de Hiranyakasipu se elevó.

 

[1] Srimad-Bhagavatam 7.5.32

[2] Srimad-Bhagavatam, 7.5.30

 

 

Esta es una sección del libro “Brillante Como el Sol”, en Espanol.

Para comprar el libro completo, haga clic arriba

 

Post view 404 times

Share/Cuota/Condividi:
Subscribe
Notify of
0 Adds or Replies
Inline Feedbacks
View all comments