El consejo de Sanjaya y de Vidura   

posted in: Español, Kadacha ESP 0

Sanjaya entró en la sala del concejo con una expresión de disgusto en su rostro; Dhritarastra, ansioso, le preguntó qué habían respondido los sobrinos.

‘Vengo directamente de Upaplavya y sólo ahora me doy cuenta de la atmósfera diferente que allí perdura. Aquí, en tu corte se respira un aire de impiedad y de pecado, mientras allí reina la Suprema Personalidad de Dios con toda Su energía espiritual.

Vi a los Pandavas y a sus aliados. Hablé con todos. Oh, Rey, te puedo decir esto: no desencadenes una guerra contra los Pandavas, porque no podrás vencerla. Deseas ganar en todo, lo cual es un síntoma de codicia excesiva y será un conflicto perder también lo que ya posees.

Sigue mi consejo, haz las paces con los Pandavas.’

Vidura intervino.

‘Hermano, todas las personas más sabias, como Bhishma, Drona, Sanjaya, y tantas otras, te han ofrecido consejos realmente para beneficiarte.

A lo largo de los años no han hecho otra cosa que decirte la misma cosa: no permitas que tu hijo Duryodhana declare la guerra contra los Pandavas porque lo perderán todo. Es cierto que poseen fuerzas militares inmensas; y bien es cierto que soldados como Bhishma, Drona, Karna, Bhagadatta y otros son prácticamente invencibles, pero también es cierto que ningún poder material destruirá nunca a Brahman, la energía espiritual de la cual Sri Krishna es el origen.

Ningún ejército puede luchar contra el Señor, quien vino a restablecer los principios de la religión que los Asuras como tu hijo han pisoteado repetidamente.

Podría con un solo gesto, o incluso con menos, simplemente desear que se desintegren las armas celestiales de sus guerreros. Pero ellos no quieren el arco de su devoto Arjuna, la maza de Bhima y la de Dhristadyumna y la espada de Sahadeva. Esto es sólo para satisfacer su propio espíritu innato de la exuberancia interior que le llevó a realizar actividades trascendentales en compañía de sus devotos.

El destino de tus hijos ya está marcado. Convence a Duryodhana de hacer las paces, de cambiar su naturaleza demoníaca para que los designios del Señor se puedan cumplir sin el inútil derramamiento de sangre.’

Con esas palabras, Karna y otros amigos de Duryodhana se revolcaron como cuando a una serpiente le han pisado la cola.

‘¡Paren! ¡Paren!’ Gritó el hijo de Surya. ‘Ahora tienen que hablar las armas. Krishna ya ha prometido que no va a luchar, y entonces estamos en contra de ellos, arco contra arco, espada contra espada. Sabremos darle la victoria al Kurava, desprovista de las palabras de valor de un filósofo.’

Todo el mundo hablaba con entusiasmo, pero Dhritarastra no estaba escuchando; el terror de los poderosos brazos de Bhima y del arco de Arjuna había invadido su corazón, privándolo de toda serenidad. Luego se levantó y reprendió a su hijo con dureza.

Sanjaya intervino.

‘No es culpa de tus hijos. En realidad, tú eres el responsable de todo. Nunca has querido escuchar los consejos de tus verdaderos benefactores.

 

Esta es una sección del libro “Mahabharata, vol. 1”, en Espanol.

Para comprar el libro completo, haga clic arriba

 

 

 

Post view 201 times

Share/Cuota/Condividi:
Subscribe
Notify of
0 Adds or Replies
Inline Feedbacks
View all comments