La quema del bosque de Khandava – Maha-bharata en Espanol, vol. 1

posted in: DB, Espanol

 

“El nacimiento de los niños trajo un soplo de gran felicidad en el reino de los Pandavas. Todo el mundo estaba feliz y en cada ciudad y pueblo de Indra-prastha se festejó el suceso durante días.

Los Vrishnis partieron, pero Krishna se quedó. Su presencia le dio a la corte una atmósfera de espiritualidad y alegría, sobre todo a Arjuna, con quien pasó la mayor parte del tiempo y quien estaba contento con su presencia. Un día, los dos amigos caminaban a lo largo de las orillas del Yamuna, en las proximidades del bosque de Khandava, y mientras hablaban de la infancia de Krishna, de sus padres adoptivos Yashoda y Nanda, de sus amigos y familiares, de las gopis, y de entre ellas, de la más importante, Radharani, cuando se acercó a ellos un Brahmana con un resplandor similar al del sol. Su comportamiento era tan solemne y su figura tan alta y majestuosa que los dos se pusieron de pie y lo saludaron con respeto.

‘Oh, Brahmana que brillas como un Deva’, lo saludó Krishna, ‘dinos qué podemos hacer por ti.’

‘Estoy enfermo’, dijo. ‘Durante mucho tiempo he sufrido de una grave enfermedad y los médicos me han dado una dieta para recuperar la salud, pero no puedo encontrar a alguien que sea capaz de proporcionarme los alimentos que necesito.

Ustedes son famosos guerreros por todo el mundo y el primer deber de su clase social es apoyar y ayudar a los Brahmanas. ¿Me ayudarán a encontrar los alimentos que necesito?’

‘Ciertamente, estamos dispuestos a hacer cualquier cosa por ti’, dijeron los dos. ‘¿Qué debemos hacer?

El extraño personaje decidió revelar su verdadera identidad.

‘Queridos amigos, no soy un Brahmana, soy Agni, el Deva del fuego, la persona a la cual los Brahmanas le ofrecen todos los sacrificios védicos. Les voy a decir cómo me enfermé.

Hace mucho tiempo, el Rey Svetaki celebró cinco sacrificios de fuego que duraron doce años e hizo verter en las llamas una gran cantidad de ghee, por lo cual gradualmente mi condición de salud se ha arruinado.

Desde ese día paré de arder en la hotra védica, por lo que los Brahmanas se alarmaron hasta el punto de espantarse: por no arder el fuego sagrado toda la sociedad ha sufrido carencia de virtud y necesidades materiales.

Entonces Brahma intervino y dijo:

«Debes empezar de nuevo a arder».  

‘Le contesté que yo estaba enfermo y que ya no podía hacerlo. Este respondió diciendo:

«Para recuperar la salud, debes devorar con tus llamas el bosque de Khandava».

‘Por eso vine de inmediato a este lugar y empecé a provocar incendios. Pero, por desgracia, aquí vive la serpiente Takshaka con toda su familia, quien es un gran amigo de Indra, por lo que cada vez que intento quemar a Khandava, él deja caer ríos de agua que apagan mis llamas y me veo obligado a retirarme.

Desde entonces, mi salud ha ido de mal en peor y tengo que sanarme. Necesito dos poderosos guerreros que sepan cómo mantener a Indra a distancia del bosque. Sólo así tendré la oportunidad de devorarlo. Ayúdenme, y les estaré agradecido.’

Sin demora, los dos amigos estuvieron de acuerdo para ayudar a Agni.

‘Pero si tenemos que luchar contra los Devas’, dijeron, ‘necesitaremos armas. Con las que tenemos ahora no seríamos capaces de enfrentarnos en una batalla como esta. Entonces, procura traer las armas adecuadas.’

Agni estuvo de acuerdo y llamó a Varuna. Los dos Devas entregaron a los amigos armas celestiales trascendentales con las cuales podrían hacer frente a cualquier enemigo. A Arjuna le ofrecieron el arco Gandiva y una carcasa milagrosa a la que nunca se le agotaba el suministro de flechas, así como un impresionante carruaje de guerra, mientras que Krishna recibió de Agni el disco Sudarshana.

Después de haber obtenido estas armas, los dos se sentían preparados para la difícil empresa. En ese momento, ya Agni se sentía victorioso y se arrojó en el bosque de Khandava, expandiendo sus furiosas llamas. En cuestión de minutos el bosque se convirtió en un infierno de gritos de hombres y animales, que se mezclaron con el crepitar de las llamas y el rugido de los árboles que caían; el ruido era realmente ensordecedor.

Y mientras el humo se elevaba al cielo, unas pesadas nubes negras empezaron a espesarse, aumentando cada vez más con el paso de los minutos; después llegaron los primeros relámpagos, cayendo las primeras gotas. Indra se estaba acercando.

Krishna y Arjuna se dispusieron para la lucha y cuando la lluvia comenzó a caer, los dos inundaron el cielo con armas de fuego, secando las nubes. A continuación, la batalla se volvió feroz; los Devas contraatacaron, hasta que se convirtió en un duelo directo. Después de una violenta batalla Indra fue derrotado.

Él, quien durante la pelea había admirado el gran valor de su hijo, se retiró dejando quemar el bosque. Por otra parte, Takshaka estaba en otro lugar y no corrió peligro alguno.

 

Khandava ardió durante días, restaurándose así la salud de Agni.

Cuando la furia de las llamas se aplacó, Krishna y Arjuna se refrescaron con satisfacción en las claras aguas del Yamuna.

 

Esta es una sección del libro “Maha-bharata (Vol. 1), en Espanol.

Para comprar el libro completo, haga clic arriba

 

 

Post view 138 times

Share/Cuota/Condividi: