Los primeros años de vida de Jiva Gosvami

posted in: DB, Español 0

Su padre se llamaba Vallabha y era hermano de Rupa y Sanatana. El día en que Vallabha aceptó la iniciación del Señor Caitanya, recibió el nombre de Anupama.

 

Se dice que cuando el Señor se encontró con Rupa y Sanatana en Ramakeli, Jiva escuchó en secreto sus palabras sagradas y las guardó en su corazón. Poco después del segundo encuentro de Mahaprabhu con su padre y sus tíos (en Allahabad), Anupama abandonó su cuerpo mortal durante un viaje, dejando a Jiva huérfano de padre. Jiva era apenas un niño, pero esta experiencia tuvo un profundo efecto en él, dándole una comprensión inmediata de cuán crueles pueden ser las leyes del mundo material.

 

Desde los primeros días de su vida, manifestó todas las cualidades físicas de una gran personalidad (maha-purusa) y sus características intelectuales no fueron menos. Fue un verdadero niño prodigio, tanto que en muy poco tiempo se convirtió en un maestro de gramática, poesía, lógica y hermenéutica de las escrituras.

 

Al crecer, eligió adorar a las deidades de Krishna y Balarama, quienes para él eran los mismos Caitanya y Nityananda reencarnados.

 

En esos años, de vez en cuando, recibió noticias de sus tíos, Rupa y Sanatana, quienes estaban en Vrindavana y estaban trabajando para reconstruir la tradición de Krishna-bhakti. En su corazón solo tenía un deseo: ir a vivir con ellos.

 

Otro gran deseo de su juventud era ir a visitar Navadvipa, pero su madre nunca le concedió el permiso por temor a que tomara la orden de renuncia y la dejara abandonada. Sin embargo, un día, con la excusa de un viaje a Fatehabad, logró llegar a Navadvipa, donde conoció a Nityananda Prabhu, y luego estuvo seguro de que este último no era diferente de Balarama.

 

Era poco más que un niño cuando sufrió un segundo duelo grave: la muerte de su madre. En ese momento decidió tomar sannyasa e ir a Vraja. Primero, sin embargo, quiso regresar a Navadvipa, donde nuevamente se encontró con Nityananda Prabhu, con quien visitó los lugares que habían sido testigos de los pasatiempos juveniles de Sri Caitanya Mahaprabhu.

Encontramos detalles interesantes de este viaje en el Navadvipa Dham Mahatmya de Thakura Bhaktivinoda. El mismo Nityananda le hizo visitar todos los lugares sagrados de Navadvipa, incluida la famosa casa de Srivasa, donde habían tenido lugar los primeros kirtanas fantásticos. Cuando Sri Jiva conoció a Srivasa Thakur, le presentó a Sacidevi y a Visnupriya, quienes quisieron preparar un delicioso prasada en su honor. Vamsivadana, el sirviente de Saci, lo acompañó al templo de Jagannath Misra.

En aquellos días, Jiva visitó las nueve islas de Navadvipa.

 

Durante la peregrinación, Nityananda instruyó a Jiva Gosvami para que fuera a Vrindavana vía Benarés. Nityananda quería que visitara a Madhusudana Vacaspati, un discípulo de Sarvabhauma Bhattacarya, y aprendiera lecciones de él. Al llegar a Varanasi (Benarés), Sri Jiva inmediatamente encontró a Vacaspati y lo aceptó como maestro. Residió en este importante centro de cultura por un tiempo, teniendo así la oportunidad de completar sus estudios de sánscrito. Pronto se hizo famoso por su vasta erudición. En esos días comenzó su trabajo como escritor con el Sarva-sanga-vadini, su primer trabajo, donde presenta varios comentarios sobre los Vedanta Sutras. La Universidad de Benarés, en reconocimiento a sus méritos, le ha dedicado todo un departamento de estudios, que sigue funcionando en la actualidad.

 

Esta es una sección del libro “Tattva Sandarbha”, en Espanol.

Para comprar el libro completo, haga clic arriba

 

 

Post view 478 times

Share/Cuota/Condividi:
Subscribe
Notify of
0 Adds or Replies
Inline Feedbacks
View all comments