La primera planta de Tulasī Devī.

posted in: Español 0

 

 

 

En la revista Back to Godhead (De Vuelta al Supremo), Govinda Dāsī escribió un artículo en el año 1992, en donde narra el encuentro de Śrīla Prabhupāda con la primera planta de Tulasī Devī. Ella escribió lo siguiente:

“En 1969 Prabhupāda me envió a Honolulu para abrir un templo. Yo pasé bastante tiempo leyendo en la biblioteca de pesquisas de la Universidad de Hawai. Encontré muchos textos antiguos de la India, algunos escritos por el guru de Śrīla Prabhupāda y otros santos vaiṣṇavas. Encontré informaciones sobre Tulasī Devī, sus nombres botánicos, su historia y cómo cultivarla. Entonces, mi deseo de cultivar Tulasī Devī se volvió una obsesión y de algún modo conseguí semillas originarias de India. Las primeras semillas no germinaron. Yo adoraba diariamente un brote verde bien fino, hasta que se volvió evidente que era apenas una hoja de grama. La segunda remesa de semillas demostraron ser fructíferas, y pequeñas plantas con forma de corazón abrieron sus delicadas hojas en nuestra casa de Honolulu. Este era el comienzo.

Todavía yo no sabía por qué era importante para Śrīla Prabhupāda, o para su misión, que cultivásemos Tulasī. Pero después, cuando en Los Ángeles le mostré a Prabhupāda dos pequeñas Tulasīs, se quedó encantado. Por bastante tiempo él sostuvo una de las macetas, observando vividamente extasiado la pequeña Tulasī de quince centímetros, notando que ella era en realidad Śrīmati Tulasī Devī.

Śrīla Prabhupāda habló sin cesar sobre las glorias de Tulasī Devī, y estaba en un humor muy feliz. Kartikeya das, que era el sirviente de Śrīla Prabhupāda, se sorprendió. Algunos momentos después me contó que no había visto a Śrīla Prabhupāda tan feliz desde hacía más de un año”.

Śrīla Prabhupāda confirmó su felicidad poco tiempo después al escribirle lo siguiente a Govinda Dāsī:

“Estoy muy feliz al saber que Śrīmati Tulasī Devī te ha favorecido tanto… Yo estaba muy ansioso por introducir esta adoración de la planta de Tulasī entre los miembros de nuestra sociedad, pero hasta ahora no había buenos resultados. Por lo tanto, cuando al escuchar que obtuviste esta oportunidad, mi placer no tiene límites”.

Podemos entender cuánto Śrīla Prabhupāda apreció este servicio a Tulasī Devī al leer la siguiente carta para esta devota:

“¿Cómo están tus plantas de Tulasī en Hawai? ¿Cómo se están sintiendo? Yo estoy constantemente pensando en ellas y en tí. Por favor, hazme saber cómo están creciendo y cómo las estás cuidando. Esta vez, cuando vaya a Hawai, me sentaré en el bosquecito de arbustos de Tulasī y cantaré Hare Kṛṣṇa”.

Y cuando un vecino demoniaco atacó esas Tulasīs, Śrīla Prabhupāda expresó sus sentimientos así:

“Estoy muy triste de oír que tu demoníaco vecino cortó muchas plantas de Tulasī; sin embargo, no te preocupes. Puedes estar segura que, a su debido tiempo, él tendrá su castigo apropiado… Deberíamos capturar esa persona y golpearla muy fuertemente con zapatos. Sin embargo, no sería muy bueno para nuestra reputación que nos acusen de pelear de esa manera. No obstante, si llegamos a descubrir que ese hombre está transgrediendo nuestra propiedad, debemos castigarlo muy severamente”.

Śrīla Prabhupāda le escribió a Govinda Dāsī comen­tándole que él siempre les contaba a muchos caballeros acerca de cómo ella había trabajado de manera ardua para introducir Tulasī en los países occidentales y cómo ahora él recibía informes de que ella crecía bellamente en todos lados. Estando así satisfecho con Govinda Dāsī, Śrīla Prabhupāda le dijo que ella era realmente una sirvienta de Govinda y deseó que ella alcanzase esa posición eterna en el mundo espiritual. Śrīla Prabhupāda le escribió:

“Ojalá Tulasī sea bondadosa contigo y te lleve ante Kṛṣṇa para que tú seas una de las Gopīs asistentes, las siervas en Vṛndāvana”.

Fue así cómo Śrīla Prabhupāda satisfizo su profundo deseo de ver Tulasī Devī siendo adorada por los devotos de ISKCON. Al principio, estaba ansioso, pero al ver que Tulasī había crecido en todos los templos, Prabhupāda expresó su satisfacción, escribiéndole a los devotos que la cuidaban. Tal como un padre, Śrīla Prabhupāda había plantado la semilla de la devoción en los corazones de sus seguidores y, como él lo indicó después en varias cartas, esta devoción crecería por la protección, bondad y compasión de madre Tulasī.

Śrīla Prabhupāda escribió para los devotos frases tales como:

“En cuanto más te dediques al servicio de Tulasī de forma personal, más comprenderás y gustarás de la conciencia de Kṛṣṇa”.

“Por favor, ofrécele todos los respetos y cuídala con mucho esmero. Śrīmati Tulasī Devī se satisfará contigo, otorgándote el auspicioso favor del Señor”.

“Esfuérzate por continuar cuidándola de la mejor manera posible y automáticamente avanzarás en la conciencia de Kṛṣṇa”.

“Por hacer crecer profusamente plantas de Tulasī, estás haciendo un servicio muy bueno para nuestra sociedad”.

“Estoy muy feliz al oír que Tulasī está creciendo bien. Este es el síntoma de un servicio devocional serio”.

“La presencia de Tulasī es la prueba de una genuina atmósfera espiritual en ese lugar”.

“Si existe algún impedimento para cultivar Tulasī, es una indicación de un servicio devocional defectuoso”.

Oyendo acerca de los sentimientos y dedicación de Śrīla Prabhupāda por Tulasī Devī, podemos percibir qué tan gloriosa ella es.

#Tulasi                                                                                                        

Post view 507 times

Share/Cuota/Condividi:
Subscribe
Notify of
0 Adds or Replies
Inline Feedbacks
View all comments