Introducción al Ramayana Tal Como Es

posted in: Español 0

Notas de carácter filosófico

El Ramayana también nos ofrece algunos puntos filosóficos que considero importante abordar, aunque sea brevemente.

 

El hombre siempre ha sentido la necesidad de relacionarse con un Dios personal. No podía ser de otra manera, ya que el hombre es una persona. Nuestro anhelo siempre ha estado dirigido hacia el descubrimiento de la trascendencia, pero en presencia de esto, a veces nos sentimos consternados, aterrorizados por la ausencia de entidades individuales. Necesitamos un Dios personal. Y de hecho, Él, según los textos Védicos autorizados, es realmente una persona. A veces, entonces, quisiéramos que Él fuera como nosotros, en cierto modo “de carne y hueso”.

Rama está muy cerca de este ideal divino. Rama sufre, Rama se ha visto privado de su esposa, Rama es como un hombre. De hecho, más que como una encarnación divina (avatara), se comportó como un superhombre, y así podemos sentirlo cerca y al mismo tiempo mirarlo con respeto y veneración sin poder evitar la influencia de su carácter irreprochable. En el Ramayana hay más énfasis en la humanidad de Rama, en su ser como hombre, que en su divinidad. Los dioses son dioses, y a veces los sentimos distantes, ya que no son partícipes de nuestros dolores y alegrías.

 

Pero, después de insinuar la humanidad de Rama, vemos su divinidad. En primer lugar, ¿qué significa divinidad? Según los antiguos textos védicos, la divinidad no es solo un concepto: es una persona muy específica. Por eso, cuando surge la necesidad, se encarna, es decir, desciende a esta tierra manteniendo intacta su divinidad. Esto significa que no adquiere un cuerpo hecho de elementos materiales, sino que mantiene su cuerpo espiritual. Un mundo espiritual con variedades precisas, por tanto, con individualidades delimitadas y propósitos salvíficos hacia los que se encuentran en este mundo de “ilusiones”.

Entonces, ¿por qué, uno se pregunta, si Rama tenía un cuerpo hecho de elementos espirituales, en ciertos momentos está herido, sangra y siente dolor como cualquier otro hombre? ¿Cómo es que, en su divinidad, cae bajo los engaños de Ravana? ¿Por qué si las relaciones y la naturaleza espiritual en sí son eternas y están llenas de alegría, hay tanto dolor en su historia? Las respuestas a estas preguntas se encuentran en el Bhagavad-gita y en el Srimad-Bhagavatam, los textos Védicos ancestrales que brindan información precisa sobre la naturaleza espiritual y las leyes que la gobiernan.

Las actividades divinas son imponderables en su esencia personal: Dios no es algo que deba ir más allá de nuestra capacidad de comprensión. A menudo podemos entender Su alma mirando la nuestra y haciendo las proporciones correctas. Después de todo, ¿no estamos hechos a su imagen y semejanza? Dios persona significa gustos, placeres y hasta dolores; pero no como los nuestros, materiales, sino espirituales, que se pueden parecer a los nuestros pero no lo son. Su calidad varía infinitamente.

 

Espíritu y materia, por tanto: dos energías distintas que proceden de la misma fuente: una y diferente. Según los Vedas, lo que Dios hace nunca es material, sino siempre espiritual.

 

En el pasado, en los círculos de académicos e intelectuales indios, uno de los puntos filosóficos más debatidos era el principio espiritual que nunca podía entrar en contacto con el principio opuesto, el material. Sita era la encarnación de Lakshmi, la diosa de la fortuna, la compañera de Vishnu, un principio espiritual absoluto e indiscutible, mientras Ravana fue, sin duda, uno de los peores materialistas de la historia. Por lo tanto, la pregunta se planteó así: según los preceptos védicos, un materialista nunca puede entrar en contacto con una realidad espiritual, ¿qué pasa con secuestrarla, es decir, poseerla, anularla, aunque sea por un período de tiempo relativamente corto? La materia nunca puede abrumar al espíritu. Solo puede sentirse atraída por lo que representa el espíritu. En el caso de Ravana, él era el amo indiscutible de todo lo que le rodeaba, faltándole solo una cosa: la divinidad, es decir, ser Dios mismo.

Lakshmi era la eterna compañera de Vishnu, el Señor Supremo. No debería sorprendernos que Ravana se sintiera atraído por el principio que personificaba Sita: poseer a Sita significaba que Ravana se convirtiría en Dios. Habiendo dicho eso, la pregunta sigue siendo: ¿cómo pudo Ravana llegar siquiera a tocar a Sita? Este punto ha sido debatido durante siglos. Finalmente, llegó la respuesta. Quien la encontró, en las páginas amarillentas de un antiguo Purana (el Kurma Purana), fue el famoso santo y místico Chaitanya Mahaprabhu, considerado una de las encarnaciones divinas más atractivas. La respuesta fue simple: Ravana no secuestró a Sita. Un materialista no puede tocar un principio espiritual, sino sólo una sombra de él, una apariencia. En el momento en que Ravana agarró a Sita, ella se transformó en Durga, la terrible diosa creadora del universo material que tiene la tarea de engañar y luego destruir a todo materialista. Ravana, en su euforia, no podía imaginar a quién cargaba en sus brazos: lo que parecía solo una mujer hermosa sería la causa de su destrucción. Luego, cuando Sita entró al fuego y salió ilesa en compañía de Agni, recuperó su identidad original. Por lo tanto, Sita nunca permaneció en la casa de Ravana; su pureza está más allá de toda discusión.

 

¿Qué significa estar dedicado a Rama, a Vishnu o a su origen primigenio, Krishna? Significa amarlo, significa servirlo, significa darle todo lo que tienes, por poco que sea. En el propio Ramayana hay una historia muy bonita que ha sido omitido en la edición anterior de este texto. Lo traeré de vuelta ahora.

Mientras los poderosos Vanaras levantaban enormes rocas, picos de montañas, árboles gigantes y cualquier otra cosa que pudiera agregar volumen a la construcción del puente, una araña quería participar empujando granos de arena en el agua con sus patas. Hanuman la vio y se rió de ella diciéndole:

“Muévete, ¿no ves que estamos trabajando? ¿Qué quieres que hagamos con tus granos de arena?”

Rama no estaba lejos y lo escuchó.

“No, Hanuman,” lo regañó, “no digas estas cosas. Para mí hay no hay diferencia entre el servicio que me está prestando y lo que ella me está ofreciendo. Cuando el servicio se hace con amor es absoluto. Lo que importa es la devoción, no la cantidad. Esta araña quiere servirme haciendo lo que está en sus capacidades y tú me estás sirviendo en lo que está en las tuyas. Entonces, ¿cuál es la diferencia entre tu servicio y el de y ella?”

Hanuman entendió y se entristeció de haberle hablado de esa manera a la araña.

Para Rama, o Krishna, bhakti (devoción)  significa servirle con amor en todo lo que seamos capaces. Las cualidades de la acción son las que importan; la cantidad es secundaria. Es entonces entre Él y tú.

 

Para concluir, también diremos algo sobre Ravana y Kumbhakarna.

Según el Srimad-Bhagavatam, Cuarto Canto, los dos guardianes de los planetas espirituales Vaikuntha llamados Jaya y Vijaya cometieron una ofensa contra los cuatro sabios hijos de Brahma. Los Kumaras los maldijeron para que cayeran en este mundo material y renacieran tres veces como grandes demonios: la primera vez renacieron como Hiranyakasipu e Hiranyaksha, la segunda como Ravana y Kumbhakarna y la tercera como Sishupala y Dantavakra.

 

¿Qué importancia puede tener el Ramayana en la realidad moderna?

A pesar de su antigüedad, el Ramayana no está obsoleto. Estos poemas ejercen una gran fascinación y poseen una frescura siempre nueva, tanto que trascienden las limitaciones impuestas por el tiempo, el espacio, y las diferencias culturales, religiosas y sociales. El Ramayana se lee en la India al igual que nuestra Biblia en Occidente. ¿Quién no conoce la Biblia? Quizás no todo el mundo la haya leído, pero no creo que encuentre a alguien que nunca haya oído hablar de ella.

Todos en la India conocen el Ramayana y todos aman a Rama, a Sita, a Hanuman y a Laksmana. En contraste, allí todo el mundo detesta a Ravana, a Indrajit e incluso a Manthara, que es el símbolo de la envidia y la perfidia. Por lo tanto, ya era hora de que el Ramayana también se presentara en español.

 

¿Cómo entender el Ramayana?

Para comprender estos poemas es necesario, ante todo, tener al menos un  mínimo de conocimiento sobre la filosofía védica, del concepto de la persona Dios, de Sus energías, de Su advenimiento a este mundo en diferentes encarnaciones y que se respeten Sus características, las cuales son distintas unas de otras.

De hecho, es muy cierto que el Ramayana de Valmiki es más que una epopeya. Rama, en la India, siempre ha gozado de una popularidad sin precedentes; millones de personas lo han adorado como un dios durante milenios. Hay miles de templos en honor a Rama. Solo en Ayodhya hay 7,600, y no solo para respetarlo por lo que históricamente fue, sino sobre todo para adorarlo como Dios. De hecho, Rama, de acuerdo no solo con el Ramayana en sí, sino también con muchas otras obras védicas, se considera una encarnación divina. Por tanto, los hindúes lo adoran como tal. Rama, a lo largo de la historia, ha sido la personificación de todo lo que se puede esperar de un hijo, de un hermano, de un esposo, de un aliado, de un líder y de un rey. Rama era todo esto de la manera más ideal y perfecta.

 

Los tesoros de la India

¿Qué nos esconde la India? ¿Cuántas personas viajan de ida y vuelta a ese país soleado y caluroso cada año? ¿Por qué tantos poetas, escritores, músicos, pintores, artistas en general se han dirigido a la India en busca de una renovación interior? ¿India esconde algo? No, no hay ningún misterio. Hay, y ha existido siempre, un tesoro incalculable de tradición y cultura, un horizonte tan vasto que nosotros, incluso con una mirada tímida, no podemos evitar quedar encantados y admirados.

¿Cómo debemos medir y juzgar a la India? Ciertamente no por lo que vemos con demasiada frecuencia en la televisión, ni por lo que los medios de comunicación nos muestran y nos hacen creer. La India no es aquel lugar de aldeas llenas de chozas y de masas hambrientas y empobrecidas: ese es sólo un aspecto secundario, aunque sea real. La verdadera India, la más grande, la que atrae a millones de personas esperanzadas es la de los poetas que escribieron los Vedas, la de los intelectuales creadores de los Upanishads, la de los fundadores de la filosofía del Vedanta y Sankhya, y la de los autores de los libros de derecho más antiguos de la humanidad. Esta es la India real, la que deberíamos explorar. 

 

¿Podemos aprender algo práctico?

Rama era una persona ideal. ¿Cómo no aprender algo de él? Podemos aprender a amar a todos, pero también a defender enérgicamente aquellos principios que elevan el alma humana. Incluso hoy, los mejores principios espirituales están constantemente en peligro. Ciertamente, no hay un demonio como Ravana, pero la sociedad se ha organizado en un trabajo más capilar, diabólico en su dinámica. No hay Ravana, pero tampoco Rama. En esta sociedad no existe un guía espiritual que señale el camino de la virtud. Depende de nosotros buscar y encontrar.

El Ramayana: ¿alegoría o hecho histórico?

No son pocos los que intentan describir el Ramayana como una obra alegórica,  deprivándolo así de su valor histórico. Muchos dicen que el Ramayana es en realidad una descripción poética del progreso de la cultura aria en su establecimiento en el subcontinente indio. Ésta y otras son teorías sugerentes, pero al mismo tiempo son una negación de la realidad histórica, filosófica y teológica.

El Ramayana nos cuenta una historia que realmente sucedió: Rama, Sita, Hanuman, Ravana y todos los demás personajes que componen el vasto horizonte del poema realmente existieron. Su base histórica y su antigüedad están más que probadas. Un simple viaje a Ayodhya, todo el camino que hizo Rama hasta el sugerente Ramesvaram, sería suficiente para disipar cualquier duda. El Ramayana, sus personajes y los hechos narrados son una realidad histórica.

 

Para disipar algunas perplejidades

Soy perfectamente consciente de que, cuando afirmo la historicidad del Ramayana, suscito no pocas perplejidades en la mente de los lectores. Hay, en la narrativa, numerosas ideas que nos llevan a pensar en mitologías fascinantes y nada más. Sin embargo, el Ramayana sigue siendo un hecho histórico.

No es de extrañar las narraciones sobre los maravillosos poderes ocultos demostrados por ciertos sabios. Incluso hoy, en la India muchos ascetas realizan actos ante los cuales nuestra ciencia baja la cabeza, asombrada e incapaz de dar explicaciones racionales.

Tampoco deberían sorprendernos las descripciones del poder de ciertas armas que hoy desconocemos. Hasta hace unas décadas, la bomba atómica aún no se había  fabricado, pero la energía atómica ya existía.

El Ramayana fue un momento histórico en una cultura completamente diferente a la nuestra. Las habilidades del hombre se cultivaron cuidadosamente para desarrollar poderes que nos parecen imposibles. Fue en Treta-vuga, en una era de gran progreso humano. No nos dejemos sorprender por lo maravilloso. Todo lo que hoy nos parece improbable podría convertirse mañana en una realidad irrefutable.

 

¿Y las habilidades guerreras de algunos, como se describen en el Ramayana? ¿Son exageraciones nacidas de la mente fértil de los poetas de aquellos tiempos, o hay algo de verdad en todo esto? Muchos elementos nos hacen sospechar fuertemente que esas descripciones correspondían a la verdad. ¿Cuántos de nosotros hemos quedado atónitos por las habilidades de lucha de aquellos que cultivan ciertas artes marciales orientales?

 

¿Y quiénes eran los Raksasas realmente? El Ramayana declara que esta era una raza de personas muy superior a los hombres en fuerza y habilidad. Entonces, era una raza sobrehumana. Algunos estudiosos sostienen que se trataba de pueblos no arios, de tribus primitivas que con el tiempo fueron derrotados por antiguos guerreros indios. Argumentan que eran salvajes. Pero la civilización, la belleza artística y arquitectónica, así como la prosperidad que encontramos en Lanka pueden o bien ser comparadas con las que encontramos en Ayodhya, o bien de alguna manera incluso superarla. Ravana adoró a los dioses arios Shiva y Brahma y siguió los mismos ritos que los llamados pueblos civilizados. En el Ramayana hay, incluso un detalle de Ravana inclinándose y mostrando respeto a la vaca Surabhi. Entonces los Raksasa no eran bárbaros. ¿Y si eran exactamente lo que dice el poeta?

 

¿Quiénes eran los Vanaras? Los mismos eruditos afirman que eran aborígenes del Deccan. Otros incluso dicen que son el eslabón perdido en la cadena darwiniana.

Que no eran solo simios es bastante obvio. Tenían sus reinos, sus rituales devocionales y sus reglas morales. Eran pueblos muy civilizados.

Sugerimos encontrar las respuestas a estas y otras preguntas que surgirán durante la lectura en el propio Ramayana. No es una fábula, ni una alegoría, ni un cuento mitológico. Es un libro histórico que narra una hermosa aventura que realmente sucedió.

 

La estructura de esta edición

Hacer la traducción literal y la versión en prosa completas de poemas épicos antiguos siempre es un trabajo duro. No queríamos hacer ni lo uno ni lo otro. Esto no quiere decir que no sea importante hacerlo, al contrario, lo sentimos como un deber específico. Pero esta edición del Ramayana nació con el objetivo de presentarlo de forma breve, sencilla y concisa. Solo queríamos contarles la historia, presentarles estos fabulosos personajes y la aventura de la que fueron protagonistas. Esperamos que este trabajo sea de su agrado.

 

Pedimos disculpas a los estudiosos de la historia o del idioma sánscrito que encontrarán los nombres de los personajes o la terminología general adaptados o simplificados, pero incluso para esto se aplica el principio anterior.

También pedimos disculpas por haber tenido que bajar nuestras tijeras profanadoras cortando buena parte del vasto poema, pero no nos fue posible presentárselo en su versión completa. Al mismo tiempo podemos asegurarles que la historia central fue escrita fielmente sin adiciones ni manipulaciones. La historia es la misma que contó Valmiki.

Hemos tratado de ofrecerle el Ramayana en una versión suave, fácil y sin compromiso, para que este primer acercamiento a las maravillosas historias de la India se lleve a cabo de una manera agradable.

 

Como el original, el Ramayana que les presentamos está dividido en siete capítulos. En el índice hemos incluido los subtítulos de cada sección para guiarlos a través de las complejidades de la historia. Esperamos que los encuentre útiles.

 

 

 

 

Los siete capítulos (o kandas) son los siguientes:

1 – Bala Kanda

2 – Ayodhya Kanda

3 – Aranya Kanda

4 – Kiskindha Kanda

5 – Sundara Kanda

6 – Yuddha Kanda

7 – Uttara Kanda

 

Bala Kanda (el primer capítulo)

Habla de la concepción del poema por su autor; luego nos guía a través de todas las vicisitudes que llevaron a Rama a conocer a Sita, hasta su matrimonio.

 

Ayodhya Kanda (el segundo capítulo)

Trata sobre el complot de Manthara y Kaikeyi, el exilio de Rama, la muerte de su padre y el intento del hermano de Rama de traerlo de regreso a la ciudad.

 

Aranya Kanda (el tercer capítulo)

Trata de la vida de Rama, Laksmana y Sita en el bosque, la primera fricción con el Raksasa, el drama del secuestro de Sita y la búsqueda desesperada de Rama.

 

Kiskindha Kanda (el cuarto capítulo)

Trata sobre el encuentro con los Vanaras, el asesinato de Vali y la expedición de Vanaras en busca de Sita. Encuentran sus huellas: está en una isla, en Lanka.

 

 

 

Sundara Kanda (el quinto capítulo)

Trata sobre el salto sobrehumano de Hanuman y el hallazgo de Sita. Hanuman regresa victorioso y trae las buenas nuevas a Rama.

 

Yuddha Kanda (el sexto capítulo)

Trata sobre la sangrienta guerra en la que Rama sale victorioso. Regresa a Ayodhya, donde es coronado rey.

 

Uttara Kanda (el séptimo capítulo)

Trata sobre la dinastía Raksasa y las hazañas de Ravana. Luego cuenta algunos episodios de la vida de Hanuman. El exilio definitivo de Sita y el nacimiento de sus hijos en la ermita de Valmiki, autor del poema son los momentos más emotivos de toda la obra. Durante la narración de la historia, Rama le pide a Valmiki que traiga de vuelta a Sita quien, para dar la prueba definitiva de su pureza, regresa definitivamente a la Madre Tierra.

El capítulo y el poema terminan con el regreso de Rama y sus hermanos a sus dimensiones espirituales originales.

 

 

 

 

 

 

 

Importante

En el Ramayana hay muchos nombres y términos sánscritos que, al no ser parte de nuestro idioma, a veces son difíciles de recordar. Así que cuidado: al final del libro hay un glosario totalmente dedicado a los personajes y términos a los que no estamos acostumbrados.

Consúltelo, y feliz lectura.

 

Florencia, 1 de junio de 1987

Manonatha Dasa (ACBSP)

 

Libreria: www.isvara.org/bookstore

 

 

 

 

Dedicatoria

 

 

Dedico este libro a quien me dio a conocer

estos maravillosos poemas,

el tesoro invaluable de los Vedas,

 

mi maestro espiritual

Bhaktivedanta Swami Srila Prabhupada.

 

 

 

Esta es una sección del libro “Ramayana Tal Como Es”, en Espanol.

Para comprar el libro completo, haga clic arriba

 

 

Post view 87 times

Share/Cuota/Condividi:
Subscribe
Notify of
0 Adds or Replies
Inline Feedbacks
View all comments