Historia de Hanuman

posted in: Español 0

 

Habiendo terminado de escuchar el relato de los hechos de Ravana, Rama pensó en hacer otras preguntas, esta vez sobre Hanuman.

“Por lo que tengo entendido, Ravana era muy poderoso, pero Hanuman era superior a él. ¿Por qué Hanuman no se rebeló y trató de proteger a su querido amigo Sugriva cuando Vali lo echó?”

El sabio Agastya relató:

Una vez, había un Rishi llamado Keshari, cuya esposa se llamaba Anjana. En una ocasión, ella estaba en el bosque recogiendo frutas y flores cuando el Viento Deva la notó. Al verla tan hermosa y pura, Vayu se enamoró de ella y la penetró. Como resultado, engendró un hijo en su vientre; Hanuman.

Desde los primeros días de su vida tuvo claro que el bebé tenía unas características especiales. Todavía era un bebé cuando un día su madre lo puso en el suelo para poder hacer algunos quehaceres. Un rato después, el bebé comenzó a sentir hambre y lloraba desesperadamente. La madre, que se encontraba algo distante, no lo escuchó. Estaba amaneciendo y el bebé, al ver salir el sol, pensó que era una fruta dorada. Era tan hermoso y colorido que pensó que también debía estar muy sabroso. Decidió ir a buscarlo y comérselo, así que dio un gran salto y se dirigió hacia el sol.

Era un día de eclipse y Rahu se estaba preparando para tragarse la estrella brillante, cuando vio a Hanuman acercándose a gran velocidad. Asustado por esa inesperada presencia, Rahu corrió a pedirle ayuda a Indra y le contó lo que estaba sucediendo. El rey de los Devas pensó que era prudente ir a ver personalmente y, acompañado de Rahu, se dirigió al lugar. Mientras tanto, Hanuman se había acercado mucho al Sol y se preparaba para tragárselo. Vivasvan, quien domina la estrella brillante, lo vio, pero no lo quemó; sabía que Hanuman sería necesario para la encarnación de Vishnu, quien eliminaría a Ravana. Pero Rahu, sin esperar a Indra, al ver que Hanuman se había acercado demasiado, lo atacó impulsivamente. El recién nacido también confundió a Rahu con una fruta y corrió hacia él con la boca abierta. Rahu huyó aterrorizado gritando: ‘¡Ayuda, Indra!” En ese momento, el rey de los planetas celestiales le arrojó a Hanuman su arma favorita, un rayo. Golpeado con fuerza en la mandíbula, el niño cayó sobre una montaña. Vayu vio que su hijo había sido golpeado y corrió hacia el lugar, pero lo encontró muerto. Llorando de dolor, tomó el cuerpo en sus brazos y se alejó. Se retiró a una cueva y dejó de hacer circular el aire por todo el universo.

Hubo un período de gran dificultad y todos sufrieron corriendo el riesgo de morir. Los Devas fueron adonde Brahma para pedirle ayuda y Brahma, acompañado por todos los demás, fue a buscar a Vayu. Cuando lo encontraron, se enteraron de las razones de su dolor.

“Oh, rey, sabemos la razón por la que estás tan triste,” le dijo Brahma. “Tu hijo fue injustamente asesinado. Lo devolveré a la vida. Su nombre será Hanuman, porque su mandíbula fue rota por el rayo de Indra. No te aflijas más y comienza a soplar de nuevo en todos los mundos.”

El niño se despertó como si hubiera estado dormido. Fue bendecido por ser virtualmente inmune a todo peligro, incluso a las maldiciones de los sabios.

Hanuman se volvió extremadamente poderoso. Cuando creció, el conocimiento de sus poderes lo volvió arrogante y rencoroso, y adquirió el hábito de bromear y burlarse de los sabios del bosque, perturbándolos en sus sacrificios. Un día los venerables ascetas unieron sus energías para hacerle olvidar la grandeza de sus poderes; sólo podría recordarlos cuando los necesitara. En las garras de una profunda amnesia, Hanuman comenzó a comportarse como cualquier otro Vanara, sin percatarse de su poder. Por eso no defendió a Sugriva en su disputa contra Vali; creía que no podría enfrentarlo.

 

Esta es una sección del libro “El Ramayana”, en Espanol.

Para comprar el libro completo, haga clic arriba

 

 

 

Post view 1285 times

Share/Cuota/Condividi:
Subscribe
Notify of
0 Adds or Replies
Inline Feedbacks
View all comments