El nacimiento de los hijos de Dhritarastra

posted in: Español, Kadacha ESP 0

“Mientras tanto, en Hastinapura había sucedido un hecho importante.

Gandhari, quien estaba embarazada, tenía la esperanza de dar a luz antes de Kunti, lo que hubiera permitido que su hijo tuviera la prerrogativa sobre el derecho al trono. Así es que, pueden imaginar su decepción cuando se le dio la noticia del nacimiento de Yudhisthira. La ira le hizo perder por completo la luz de la razón y, cegada por la ira, se golpeó el vientre y tuvo un aborto.

En la corte estaban todos desesperados, pero llegó Vyasa a recomponer el feto, dividiéndolo en cien partes.

 

Al año siguiente, el mismo día del nacimiento de Bhima nació el hijo primogénito de Dhritarastra, quien fue llamado Duryodhana. En el mismo momento de su nacimiento, sin embargo, unas terribles señales de advertencia aparecieron, como presagio de graves desgracias.

Vidura observaba ese presagio desfavorable absorto en serias reflexiones y fue a ver a Dhritarastra.

‘Sé lo feliz que estas con el nacimiento de tu primer hijo’, le dijo, ‘pero las señales que han aparecido a lo largo de nuestras ciudades nos hacen entender que no es un alma piadosa. Por el contrario, parece que va a causar un daño enorme. Observa los rayos sobre el palacio, y escucha el aullar de nuestros perros; se sienten los temblores en el cuerpo y mira como llora la Deidad. Mi hermano, tu hijo trae consigo un destino de desgracia y de dolor inmenso que repartirá con todos nosotros. Escúchame: si deseas salvar a nuestra familia, a nuestro reino y a toda la raza de Kshatriyas, no dejes que viva. Haz que lo maten inmediatamente.’

Con esas palabras Dhritarastra se estremeció.

‘Oh, lamento no poder ver,’ exclamó; ‘siento en mi corazón terribles presagios, portadores de muerte y también entiendo que tu consejo es correcto. Pero no puedo ni pensar en matar a mi hijo, ¿cómo podría? He esperado este momento durante mucho tiempo. Nunca lo haría.’

Vidura insistió al igual que Bhishma, pero ninguno fue capaz de convencerlo. Así, Duryodhana continuó viviendo.

 Con el tiempo, nacieron 100 hijos más y una hija.”

 

Esta es una sección del libro “Mahabharata, vol. 1”, en Espanol.

Para comprar el libro completo, haga clic arriba

 

 

 

Post view 336 times

Share/Cuota/Condividi:
Subscribe
Notify of
0 Adds or Replies
Inline Feedbacks
View all comments